Fiesta Católica.

Procedentes del Monte Carmelo aparecieron en Europa en el siglo XIII, junto con los cruzados, unos ermitaños llamados Hermanos de Santa María del Monte Carmelo. Su regla fué aprobada en 1245.

El 16 de julio de 1251, la celestial Señora se apareció al General de la Orden, San Simón Stock, y prometió a los que vistiesen su hábito que no sufrirían las penas del infierno.

En 1316, la misma Virgen se apareció al que después fué Papa Juan XXII, y le concedió el privilegio sabatino; es, a saber, que Ella sacaría del purgatorio a los Hermanos de la Orden Carmelitana el primer sábado después de su fallecimiento.

Su santo escapulario, canónicamente recibido, hace a los cofrades de Nuestra Señora del Carmen participantes de tan inestimables favores.

La Orden Carmelitana, decaída con el tiempo, fué reformada en España y restituida a su primitiva observancia por la incomparable Santa Teresa de Jesús.

V: Virgen del Carmen.
R: Orad por nosotros.


Frase de Nuestra Señora del Carmen:

“Toma, hijo querido, este escapulario; será como la divisa de mi confraternidad, y para ti y todos los carmelitas, un signo especial de gracia; quienquiera que muera portándolo, no sufrirá el fuego eterno. Es la muestra de la salvación, una salvaguardia en peligros, un compromiso de paz y de concordia”.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/