Mártires.

Caminaba al suplicio, por su fe, el presbitero Félix en Roma, cuando un desconocido se le acercó, clamando: “Yo tambien soy cristiano.”

Los verdugos, sin más, le juntaron a San Félix, y con él le decapitaron en el año 300. En las campañas de Cristo contra el paganismo de la Roma imperial, es éste el verdadero soldado desconocido.

No se sabe su nombre; por eso se le llamó Adaucto, que significa “agregado”

V: San Félix y Adaucto.
R: Orad por nosotros.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/