Mártir

Hijo de padres herejes, pero educado por un maestro católico, ingresó en la naciente Orden de Predicadores, donde obró maravillosas conversiones. Ejerciendo el cargo de inquisidor, al ir de la ciudad Como, a Milán, fué asesinado por los herejes. Antes de expirar, trazó en el suelo con su sangre esta palabra: Credo.

V: San Pedro de Verona
R: Orad por nosotros.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/