Confesor

Es uno de los grandes reyes que forjaron la Patria española, dilatando sus fronteras. Conducido por Dios como de la mano, conquistó, entre otras, las dos grandes ciudades de Córdoba y Sevilla, y al morir, señalo a España el camino de África. Fue felicísimo en todas sus empresas, lo cual atribuía el Santo a especial protección de la Madre d Dios.
Oraba, ayunaba y castigaba su cuerpo como un anacoreta. Murió santísimamente en 1252, a los cincuenta y tres años de edad.

V: San Fernando de Castilla
R: Orad por nosotros.

Subscribete a Nuestro Canal en Odysee:
vcrey.com/vivacristorey-odysee

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/