1Conociendo Joab, hijo de Sarvia, que el corazón del rey estaba por Absalón, 2mandó a Tecua y trajo de allí una mujer ladina, y le dijo: <<Mira, enlútate, vístete las ropas de duelo, no te unjas con óleo, antes preséntate como mujer que de tiempo atrás lleva luto por un muerto, 3y, entrando al rey, háblale de esta manera>>; y puso Joab en boca de la mujer lo que había de decir.

4Entró, pues, la mujer de Tecua al rey; y postrándose en tierra, le hizo reverencia y dijo: << ¡Oh rey, sálvame!>> 5El rey le dijo: << ¿Qué tienes?>>; y ella respondió: <<Soy una mujer viuda, murió mi marido, 6y tenía tu sierva dos hijos. Riñeron los dos en el campo, donde no había quien los separase, y el uno, hiriendo al otro, le mató; 7y he aquí que toda la parentela, alzándose contra tu sierva, dice: Entréganos al que mató a su hermano, para que le demos muerte por la vida de su hermano, a quien mató él; y quieren matar al heredero, apagando así el ascua que me ha quedado y no dejando a mi marido ni nombre ni sobreviviente sobre la tierra>>. 8El rey dijo a la mujer: <<Vete a tu casa, que ya daré yo órdenes sobre tu asunto>>. 9Entonces dijo la mujer de Tecua al rey: <<Rey, mi señor, yo querría que la responsabilidad recayera sobre mí y sobre la casa de mi padre, no sobre el rey y sobre su trono>>. 10El rey entonces respondió: <<Si alguno sigue inquietándote, tráelo a mí, que no te inquietará más>>. 11Ella entonces dijo: <<Ruégote, ¡oh rey! que interpongas el nombre de Yavé, tu Dios, y no dejes que el vengador de la sangre aumente la ruina matando a mi hijo>>. Y él respondió: <<Vive Yavé que no caerá en tierra ni un cabello de la cabeza de tu hijo>>. 12La mujer añadió: <<Permite, ¡oh rey! a tu sierva que diga una palabra a mi señor>>. El rey dijo: <<Habla>>. 13Y la mujer entonces dijo: << ¿Por qué, pues, piensas tú de otro modo contra el pueblo de Dios? Pues con el juicio que el rey ha pronunciado se hace como reo por no hacer el rey que vuelva su fugitivo. 14Porque todos morimos y somos como agua que se derrama en la tierra, que no puede volver a recogerse; que Dios no hace volver las almas. Medite, pues, el rey cómo el fugitivo no quede arrojado de su presencia. 15Si he venido yo a decir esto al rey, mi señor, es porque el pueblo me dio miedo, y me dije: <<Voy a hablar al rey, a ver si hace lo que su sierva le diga. 16Seguramente el rey escuchará a su sierva y la librará de la mano del que quiere raerme a mí, juntamente con mi hijo, de la heredad de Dios. 17Tu sierva ha dicho: Que me tranquilice la palabra de mi señor el rey, ya que es el rey, mi señor, como el ángel de Dios para discernir entre lo bueno y lo malo. Y ahora que Yavé, tu Dios, sea contigo>>.

18El rey entonces dijo a la mujer: <<Mira, no me ocultes nada de lo que voy a preguntarte>>. Y la mujer respondió: <<Hable el rey, mi señor>>. 19El rey le dijo: << ¿No anda en todo esto la mano de Joab?>> Y la mujer respondió: <<Por tu vida, ¡oh rey!, mi señor que no se aparta lo que el rey, mi señor, dice ni a la derecha ni a la izquierda. Joab, tu siervo, me ha mandado y ha puesto en la boca de tu sierva todas estas palabras. 20Joab, tu siervo, ha hecho esto para ver de mudar el aspecto de las cosas. Pero mi señor es sabio, con la sabiduría de un ángel de Dios, para conocer cuanto pasa en la tierra>>. 21Entonces el rey dijo a Joab <<Voy a hacer según tu deseo. Ve, pues, y haz que vuelva el joven Absalón>>. 22Joab se echó rostro a tierra y se prosternó, y, bendiciendo al rey, dijo: <<Ahora comprendo que tu siervo ha hallado gracia a tus ojos, ¡oh rey!, mi señor, pues ha hecho el rey lo que su siervo le ha dicho>>. 23Levantóse luego Joab y se fue a Guesur, y trajo consigo a Absalón a Jerusalén. 24Pero el rey dijo: <<Que se vaya a su casa y no se me presente>>, y fuese Absalón a su casa sin ver al rey.

25No había en todo Israel hombre tan hermoso como Absalón, digno de las mayores alabanzas; desde la planta de los pies hasta la cabeza, no había en él defecto; 26y cuando se rasuraba la cabeza, lo que hacía anualmente, pues le resultaba demasiado pesada, pesaba la cabellera doscientos siclos, peso real. 27Naciéronle a Absalón tres hijos y una hija, de nombre Tamar, que era hermosísima. 28por dos años estuvo Absalón en Jerusalén sin poder ver al rey.

29Mandó Absalón por Joab para enviarle al rey, pero Joab se negó a ir, y aunque por segunda vez le llamó, no quiso ir. 30Entonces dijo a sus siervos: <<Ya sabéis que el campo de Joab está junto al mío y que tiene allí su cebada; id y prendedle fuego>>. Y los siervos de Absalón pegaron fuego a las tierras de Joab. Vinieron entonces los siervos de Joab, rasgadas las vestiduras, y le dijeron: <<Los siervos de Absalón han pegado fuego a tu campo>>. 31Levantóse Joab y vino a casa de Absalón, y le dijo: << ¿Por qué han pegado fuego tus siervos a mis tierras?>> 32Y Absalón le respondió: <<Dos veces te he mandado a llamar para que vinieses y fueses por mí al rey a decirle: ¿Para qué he venido de Guesur? Mejor me hubiera sido estarme allí. Que pueda yo ver la faz del rey, y si soy culpable, máteme>>. 33Fue, pues, Joab al rey y le dijo esto, y el rey llamó a Absalón, que inclinó a tierra su rostro ante el rey, y el rey besó a Absalón.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/