1A la mañana siguiente, Jerobaal, es decir, Gedeón, fue a acampar, con toda la gente que estaba con él, por encima de la fuente de Jarod. El campamento de Madián estaba al norte de las colinas de Moré, en el valle. 2Y dijo Yavé a Gedeón: <<Es demasiada la gente que tienes contigo para que yo entregue en sus manos a Madián y se gloríe luego Israel contra mí, diciendo: <<Ha sido mi mano la que me ha librado>>. 3Haz llegar esto a oídos de la gente: <<El que tema y tenga miedo, que se vuelva y se retire>>. Veintidós mil hombres se volvieron, y quedaron sólo diez mil. 4Yavé dijo a Gedeón: <<Todavía es demasiada la gente. Hazlos bajar al agua y allí te los seleccionaré; y aquel de quien yo te diga: Ese irá contigo, vaya; y todos aquellos de quienes te diga: Esos no irán contigo, que no vayan>>. 5Hizo bajar al agua Gedeón a la gente, y dijo Yavé a Gedeón: <<Todos los que en su mano laman el agua con la lengua, como la lamen los perros, ponlos aparte de los que para beber doblen su rodilla>>. 6Trescientos fueron los que al beber lamieron el agua en su mano, llevándola a la boca; todos los demás se arrodillaron para beber. 7Y dijo Yavé a Gedeón: <<Con esos trescientos hombres que han lamido el agua os libertaré y entregaré a Madián en tus manos. Todos los demás, que se vaya cada uno a su casa>>. 8Se proveyeron de cántaros y tomaron las trompetas, y a todos los otros israelitas los mandó a cada uno a su tienda, quedándose con los trescientos hombres. El campamento de Madián estaba abajo, en el valle.

9Aquella noche le dijo Yavé: <<Levántate y baja al campamento, porque te los entrego en tus manos. 10Y si temes atacar, baja con Fura, tu escudero, al campamento, 11y escucha lo que dicen, y se fortalecerán tus manos y atacarás el campamento>>. Bajó con Fura, su escudero, hasta el extremo del campamento, donde estaban los hombres de armas. 12Madián, Amalec y los hijos de Oriente se habían extendido por el valle, numerosos como langostas, y sus camellos eran innumerables, como las arenas del mar. 13Cuando llegó Gedeón, estaba un hombre contando a su compañero su sueño, diciéndole: <<He tenido un sueño. Rodaba por el campamento de Madián un pan de cebada, que llegó hasta una tienda y chocó contra ella, la derribó y la hizo rodar por tierra, y la tienda quedó por tierra>>. 14El compañero le dijo: <<Eso no es sino la espada de Gedeón, hijo de Joás, el jefe de Israel, de Jezrael. Dios ha puesto en sus manos a Madián y a todo el campamento>>. 15Como Gedeón oyó el sueño y la explicación, se prosternó; y volviéndose al campamento de Israel, les dijo: <<Arriba, que Yavé ha entregado en nuestras manos el campamento de Madián>>. 16Dividió en tres escuadras los trescientos hombres y les entregó a todos trompetas, cántaros vacíos, y en los cántaros teas encendidas, 17diciéndoles: <<Miradme a mí y haced como me veáis hacer. En cuanto llegue yo a los límites del campamento, hacéis lo que yo haga. 18Cuando toque yo la trompeta y la toquen los que van conmigo, la tocaréis también vosotros en derredor de todo el campamento, y gritaréis: << ¡Por Yavé y por Gedeón!>>

19Gedeón y el centenar de hombres que le acompañaban llegaron a los límites del campamento al comienzo de la segunda vigilia, en cuanto acababan de relevarse los centinelas, y tocaron las trompetas y rompieron los cántaros que llevaban en la mano. 20Las tres secciones tocaron las trompetas, rompieron los cántaros, y tomando las teas con la mano izquierda y las trompetas con la derecha para tocarlas, gritaban: << ¡Espada por Yavé y por Gedeón!>> 21Quedáronse cada uno en su puesto en derredor del campamento, y todo el campamento se puso a correr, a gritar y a huir. 22Mientras los trescientos hombres tocaban las trompetas, hizo Yavé que volviesen todos su espada los unos contra los otros en todo el campamento, y huyó el campamento hasta Bet Hassita en la dirección de Sareda, hasta los límites del Abel Mejula, junto a Tabat. 23Reuniéronse los hombres de Israel, de Neftalí, de Aser y de todo Manasés, y persiguieron a los de Madián. 24Gedeón mandó mensajeros por todo el monte de Efraím para decirles: <<Bajad al encuentro de Madián y tomad, antes que lleguen, los vados hasta Bet Bara, en el Jordán>>. Reuniéronse todos los hombres de Efraím y tomaron los vados hasta Bet Bara, en el Jordán. 25Se apoderaron de dos príncipes de Madián, Oreb y Zeb, y dieron muerte a Oreb en la roca de Oreb y a Zeb en el lagar de Zeb. Persiguieron a Madián y llevaron a Gedeón las cabezas de Oreb y Zeb, del otro lado del Jordán.


TITULO: San Alfonso Maria de Ligorio sobre la Paciencia e Imitacion de Cristo. Con Sabiduria Biblica de los Evangelios, Salmos, Proverbios, Eclesiástico + citas de San Francisco de Asís, y muchos más.
AUTOR: San Alfonso Maria de Ligorio
EDITOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato LIBRO:
vcrey.com/paciencia-libro

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Google Play:

vcrey.com/paciencia-audio

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Apple Books:

vcrey.com/paciencia-audio-apple

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/