1Así que Moisés acabó de dirigir estas palabras a todo Israel, dijo de nuevo: 2<<Yo ya tengo ciento veinte años; no puedo ya salir ni entrar; además, me ha dicho Yavé: Tú no pasarás el Jordán. 3Yavé, tu Dios, pasará delante de ti, y destruirá delante de ti a todas esas gentes, y tú las heredarás. Josué pasará delante de ti, como te lo ha dicho Yavé, 4y hará Yavé con ellos como hizo con Seón y Og, reyes de los amorreos, y con su tierra, destruyéndolos; 5y os los entregará Yavé, y haréis con ellos conforme a todo cuanto yo os he mandado; 6esforzaos, pues; tened ánimo y no temáis ante ellos ni les tengáis miedo, que Yavé, tu Dios, va contigo, y no te dejará ni te desamparará>>.

7Llamó, pues, Moisés a Josué y le dijo ante todo Israel: <<Esfuérzate y ten ánimo, porque tú has de entrar con este pueblo en la tierra que a sus padres juró Yavé darles, y tú los pondrás en posesión de ella; 8y Yavé marchará delante de ti, estará contigo y no te dejará ni te abandonará; por esto no has de temer ni acobardarte.

Lectura periódica de la Ley

9Escrita esta Ley, entregósela Moisés a los sacerdotes, hijos de Leví, que llevan el arca de la alianza de Yavé, y a todos los ancianos de Israel, 10mandándoles: <<Al fin de cada septenio, al llegar el año de la remisión, en la fiesta de los Tabernáculos, 11cuando vendrá todo Israel a presentarse ante Yavé, tu Dios, en el lugar que Él elija, leerás esta Ley ante todo Israel, a sus oídos. 12Reunirás al pueblo, hombres, mujeres y niños, y a todos los peregrinos que se hallen en tus ciudades, para que la oigan y aprendan a temer a Yavé, vuestro Dios, y estén siempre atentos a cumplir todas las palabras de esta Ley. 13Especialmente vuestros hijos, que nada saben de ella, habrán de oírla, para aprender a temer a Yavé, vuestro Dios, todo el tiempo que viváis sobre la tierra a la cual os dirigís, en pasando el Jordán, para apoderaros de ella>>.

La futura apostasía de Israel

14Entonces dijo Yavé a Moisés: <<Mira que ya se acerca para ti el día de tu muerte; llama, pues, a Josué, y esperad a la entrada del tabernáculo de la reunión que le dé yo mis órdenes>>. Fueron, pues, Moisés y Josué y esperaron a la entrada del tabernáculo de la reunión. 15Aparecióse Yavé en el tabernáculo, en la columna de nube, poniéndose la columna de nube a la entrada del tabernáculo, 16y dijo Yavé a Moisés: <<He aquí que vas ya a dormirte con tus padres, y este pueblo se levantará y se prostituirá ante dioses ajenos, los de la tierra adonde va, y me dejará y romperá mi pacto, el que con él he hecho; 17y se encenderá entonces mi furor contra él, y yo los abandonaré y esconderé de ellos mi rostro, y los devorarán, y vendrán sobre ellos muchos males y aflicciones; y entonces se dirán: ¿No es por no estar ya mi Dios en medio de mí por lo que sobre mí han venido todos estos males y aflicciones? 18Y yo entonces ocultaré mi rostro de ellos, por tanto mal como hicieron, yéndose tras otros dioses. 19Escribid, pues, este cántico; enseñádselo a los hijos de Israel, ponédselo en su boca, para que este cántico me sirva de testimonio contra los hijos de Israel; 20porque cuando yo los haga entrar en la tierra que con juramento prometí a sus padres, tierra que mana leche y miel; cuando hayan comido y se hayan hartado y hayan engordado, se volverán a otros dioses y los servirán, y a mí me despreciarán y romperán mi alianza. 21Y cuando venga sobre ellos una muchedumbre de males y aflicciones, este cántico dará testimonio contra ellos, porque no se dará al olvido en la boca de sus descendientes. Porque yo conozco su índole y veo lo que hoy hace, aun antes de haberle introducido en la tierra que juré darles>>.

22Escribió, pues, Moisés este cántico aquel día y se lo enseñó a los hijos de Israel.

23A Josué, hijo de Nun, le mandó y le dijo: <<Esfuérzate y ten ánimo, que tú introducirás a los hijos de Israel en la tierra que les he jurado y yo seré contigo>>.

24Y, acabado que hubo Moisés de escribir en un libro las palabras de esta Ley hasta terminarla, 25mandó a los levitas que llevaban el arca de la alianza de Yavé, diciendo: 26<<Tomad este libro de la Ley y ponedlo en el arca de la alianza de Yavé, vuestro Dios, que esté allí como testimonio contra ti; 27porque yo conozco tu rebeldía y tu cerviz; aun viviendo yo hoy con vosotros, sois rebeldes a Yavé, ¡cuánto más después que yo muera! 28Congregad a todos los ancianos de vuestras tribus y a vuestros prefectos, que quiero proferir, oyéndolo ellos, estas palabras, invocando como testigos contra ellos a los cielos y a la tierra; 29pues sé bien que después de mi muerte os pervertiréis del todo y os apartaréis del camino que os he mandado, y que en tiempos venideros os alcanzará la desventura por haber hecho lo que es malo a los ojos de Yavé, irritándole con las obras de vuestras manos>>.

30Moisés pronunció a oídos de la asamblea de Israel las palabras de este cántico, hasta el fin.


Para incrementar devoción a la lectura espiritual, recomendamos el libro titulado “Dios es Amor…”

TITULO: Dios es amor, paquete 2 en 1 de religión católica. Libera a tu alma con la misericordia de Jesus de Nazaret, Dios y Hombre Verdadero.
AUTOR: San Alfonso Maria de Ligorio
EDITOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato E-BOOK:
vcrey.com/dios-es-amor-libro

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Google Play:

vcrey.com/dios-es-amor-audio

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Apple Books:

vcrey.com/dios-es-amor-audio-apple

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/