1La suerte atribuyó la segunda parte a Simeón, a la tribu de los hijos de Simeón, según sus familias; tuvieron su heredad en medio de la heredad de los hijos de Judá. 2Su heredad fue: Berseba, Seba, Molada, 3Jasarsual, Bala, Asem, 4Eltolad, Betul, Jorma, 5Siceleg, Bet Marcabot, Jasarsusa, 6Bet Lebaot y Sarujen; trece ciudades con sus pueblos; 7Aín, Remón, Atar y Asán, cuatro ciudades con sus pueblos, 8así como todos los burgos de los alrededores de estas ciudades, hasta Baalat Beer, que es la Ramat del Sur. Esta fue la heredad de la tribu de los hijos de Simeón, según sus familias. 9La heredad de los hijos de Simeón se tomó de la parte de los hijos de Judá, demasiado grande para ellos, y fue en medio de su territorio donde los hijos de Simeón recibieron su heredad.

Zabulón

10La tercera parte tocó en suerte a los hijos de Zabulón según sus familias; la frontera de su heredad se extendía hasta Sarid; 11subía al occidente hacia Marala y tocaba en Debaset, y luego al torrente, ante Jocnam. 12De Sarid se volvía a oriente, al sol levante, hasta los confines de Queselet Tabor; se prolongaba hacia Daberet y subía a Jafia; 13de allí pasaba a oriente a Guita Jefer por Itacasín, y se dirigía a Remón, que confina con Noa; 14volvía del lado norte hacia Anatón y terminaba en el valle de Jeftael; 15Catat, Nalal, Seremón, Jedala y Betlejem; doce ciudades con sus pueblos. 16Esta fue la heredad de los hijos de Zabulón según sus familias; las ciudades y los pueblos.

Isacar

17La cuarta parte tocó en suerte a Isacar, a los hijos de Isacar, según sus familias. 18Su territorio era: Jezrael, Quesulot, Sunem, 19Jafaraím, Sión, Anajarat, 20Rabot, Quesyón, Abes, 21Ramet, En Ganim, En Jadda y Bet Pases. 22La frontera tocaba en el Tabor, en Sejesima y en Betsames, y se extendía hasta el Jordán; dieciséis ciudades con sus pueblos. 23Esta fue la heredad de la tribu de los hijos de Isacar, según sus familias; las ciudades y los pueblos.

Aser

24La quinta parte tocó en suerte a la tribu de los hijos de Aser, según sus familias. 25Su territorio fue Jelcat, Jalí, Beten, Acsaf, 26Elmelec, Amad y Mesal; la frontera tocaba a occidente al Carmelo y a Sijor Lebanat; 27después se tornaba a oriente hacia Bet Dagón, tocaba a la de Zabulón y al valle de Jeftael, al norte de Bec Emec, y de Nejiel, y se prolongaba hacia Cabul, a la izquierda, 28y hacia Hebrón, Rejob, Jamón y Cana, hasta Sidón la grande; 29se dirigía luego hacia Rama, hasta la ciudad fuerte de Tiro, y hacia Josa, para morir en el mar, cerca del distrito de Acziba; 30además, Ama, Afec y Rejob; veintidós ciudades con sus pueblos. 31Esta fue la heredad de la tribu de los hijos de Aser, según sus familias; sus ciudades y sus pueblos.

Neftalí

32La sexta parte tocó en suerte a los hijos de Neftalí según sus familias. 33Su frontera iba desde Jelef, a partir del encinar que hay en Senanim, hacia Adami; Negueb y Jabnel hasta Lecum, e iba hasta el Jordán; 34volvía hacia occidente a Azonot Tabor, y de allí seguía a Jucoca; tocaba a la de Zabulón, al mediodía; a la de Aser, a occidente, y al Jordán, a oriente. 35Las ciudades fuertes eran: Asedim, Ser, Jamat, Recat, Queneret, 36Edema, Arama, Jasor, 37Cades, Edraí, En Jasor, 38Jerón, Migdael, Joren, Bet Anat y Betsemes; diecinueve ciudades con sus pueblos. 39Esta fue la heredad de la tribu de los hijos de Neftalí, según sus familias; sus ciudades y sus pueblos.

Dan

40La séptima parte tocó en suerte a la tribu de los hijos de Dan según sus familias. 41El territorio de su heredad comprendía Saraa, Estaol, Ir Semes, 42Selebín, Ayalón, Jetela, 43Elón, Temna, Acrón, 44Elteque, Guibetón, Balat, 45Jud, Bene Barac, Gat Remon, 46Mejarcón y Racón, con el territorio frente a Joppe. 47El territorio de los hijos de Dan se extendió más allá de sus límites, pues los hijos de Dan subieron a combatir contra Lesem, se apoderaron de ella y la pasaron a filo de espada; posesionándose de ella, se establecieron allí y la llamaron Dan, del nombre de su padre. 48Esta fue la heredad de la tribu de los hijos de Dan, según sus familias; sus ciudades y sus pueblos.

49Terminada la distribución de la tierra, según sus límites, los hijos de Israel dieron a Josué, hijo de Nun, una heredad en medio de ellos. 50Por mandato de Yavé le dieron la ciudad que él pidió, Tamnat-Saré, en la montaña de Efraím; Josué reedificó la ciudad y habitó allí. 51Estas fueron las heredades que Eleazar, sacerdote; Josué, hijo de Nun, y los jefes de familias de las tribus de los hijos de Israel distribuyeron por suerte en Silo, en presencia de Yavé, a la entrada del tabernáculo de la reunión, terminando la distribución de la tierra.


Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/