Mártires

Eran hermanos, nobles romanos, convertidos a la fe por San Sebastián. Presos por Cristo, recibieron en la cárcel la visita de sus esposas, que eran paganas, y les presentaban a sus pequeñuelos para hacerles apostatar de la fe. Clavados por los pies a un poste, cantaron las alabanzas divinas hasta entregar a Dios sus nobilísimas almas.

V: Santos Marcos y Marceliano.
R: Orad por nosotros.

Subscribete a nuestro canal de YouTube.