Virgen

Gertrudis la Grande, abadesa benedictina, recibió inefables comunicaciones del cielo. Jesucristo le descubrió los tesoros de su Divino Corazón, e hizo que, a imitación de San Juan, reclinase su cabeza sobre el pecho del Divino Maestro. Dejó preciosos escritos espirituales.

V: Santa Gertrudis.
R: Orad por nosotros.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/