Confesor

Hijo segundo del Rey de Polonia, hermoso de cuerpo y más hermoso de alma, devotísimo de la Virgen, de vida asperísima, celosísimo de la pureza de la fe, espléndido con los pobres, cayó en una grave enfermedad, cuyo único remedio, según los médicos, era el matrimonio; mas él prefirió la muerte antes que perder su virginidad. Sólo tenia veinticuatro años.

V: San Casimiro
R: Orad por nosotros.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/