1Alzó Jacob los ojos, y vio venir hacia él a Esaú con cuatrocientos hombres. Había repartido sus hijos entre Lía, Raquel y las dos siervas, 2poniendo en cabeza a estas dos con sus hijos; después a Lía con los suyos, y en último lugar a Raquel con José. 3El se puso delante de todos y se postró en tierra siete veces antes de llegar su hermano. 4Esaú corrió a su encuentro, le abrazó, cayó sobre su cuello y le besó. Ambos lloraban. 5Luego, alzando los ojos, vio Esaú a las mujeres y a los niños, y preguntó: << ¿Quiénes son estos que traes contigo?>> Jacob le contestó: <<Son los hijos que Dios ha dado a tu siervo>>. 6Aproximáronse las siervas con sus hijos, y se postraron. 7Aproximóse también Lía con los suyos, y se postraron. Luego se acercaron José y Raquel, y se postraron. 8Esaú les preguntó: << ¿Qué pretendes con todos esos hatos que he ido encontrando?>> <<Hallar gracia a los ojos de mi señor>>. 9Contestóle Esaú: <<Tengo mucho, hermano mío; sea lo tuyo para ti>>. 10<<No, te ruego — respondió Jacob —; si es que he hallado gracia a tus ojos, acepta de mi mano el presente, ya que he visto tu faz como si viera la de Dios, y me has acogido favorablemente. 11Acepta, pues, el presente que te hago, pues Dios me ha favorecido y tengo de todo>>. Tanto le instó, que aceptó Esaú. 12Este le dijo: <<Pongámonos en marcha; yo iré delante de ti>>. 13Jacob le respondió: <<Bien ve mi señor que hay niños tiernos y que llevo ovejas y vacas que están criando, y si durante un día se les hiciera marchar apresuradamente, todo el ganado moriría. 14Pase, pues, mi señor delante de su siervo, y yo seguiré lentamente al paso de los rebaños que llevo delante y al paso de los niños, hasta llegar a Seir, a mi señor>>. 15Dijo Esaú: <<Dejaré, pues, contigo una parte de la gente que llevo>>. Pero Jacob respondió: << ¿Y para qué eso, si he hallado gracia a los ojos de mi señor?>> 16Volvióse, pues, a Seir Esaú aquel mismo día. 17Jacob partió para Sucot, y se hizo allí una casa y apriscos para sus ganados; por eso se llamó Sucot aquel lugar. 18Llegó Jacob en paz a la ciudad de Siquem, en tierra de Canán, de vuelta de Padán Aram, y acampó frente a la ciudad. 19Compró a los hijos de Jamor, padre de Siquem, el trozo de tierra donde había asentado sus tiendas por cien quesitas, 20y alzó allí un altar, que llamó <<El Elohe Israel>> (El Dios de Israel).

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/