1El año treinta y seis del reinado de Asa subió contra Judá Basa, rey de Israel, y edificó Rama para impedir la entrada y la salida a los de Asa, rey de Judá. 2Asa sacó de los tesoros de la casa de Yavé y de los de la casa del rey la plata y el oro y se los mandó con una embajada al rey de Siria, Benadad, que habitaba en Damasco. Hizo que le dijeran: 3<<Hagamos alianza entre los dos, como la hubo entre mi padre y tu padre. Te mando esta plata y este oro. Rompe tu alianza con Basa, rey de Israel, para que se retire de mí>>. 4Benadad escuchó a Asa y mandó a los jefes de su ejército contra las ciudades de Israel, y batieron a Ión, Dan, Abelmain y las ciudades de aprovisionamiento de Neftalí. 5Cuando lo supo Basa, cesó en la edificación de Rama y suspendió su obra. 6Entonces el rey Asa mandó a todo Judá a llevarse la piedra y la madera que empleaba Basa en la edificación de Rama, y se sirvió de ellas para edificar Gueba y Misfa.

7Por aquel tiempo, Jananí el vidente fue a Asa, rey de Judá, y le dijo: <<Por haberte apoyado sobre el rey de Siria y no sobre Yavé, tu Dios, se te ha escapado de las manos el ejército del rey de Siria. 8¿No eran un gran ejército los cusitas y los libios, con carros y una muchedumbre de jinetes? Y, con todo, Yavé los puso en tus manos porque te apoyaste en Él. 9Pues tiende Yavé sus ojos por toda la tierra para sostener a los que tienen para con él corazón perfecto. Has obrado en esto insensatamente, y desde ahora tendrás guerra>>.

10Irritóse Asa contra el vidente y le puso en prisión, porque se encolerizó mucho contra él, y al mismo tiempo oprimió también Asa a algunos del pueblo. 11Los hechos de Asa, los primeros y los postreros, están escritos en los libros de los reyes de Judá y de Israel.

12El año treinta y nueve de su reinado enfermó Asa de los pies, padeciendo mucho de ello; pero tampoco en su enfermedad buscó a Yavé, sino a los médicos.

13Durmióse Asa con sus padres, muriendo el año cuarenta y uno de su reinado, 14y fue sepultado en el sepulcro que él había hecho para sí en la ciudad de David. 15Se le puso en un lecho lleno de aromas y perfumes, preparados según el arte de la perfumería, y se quemó además en honor suyo una cantidad muy considerable de ellos.


Para incrementar devoción a la lectura espiritual, recomendamos el libro titulado “Alimento Para tu Alma: Agenda Católica…”

TITULO: Alimento Para tu Alma: Agenda Católica de 365 dias para rezar el Santo Rosario, leer la Sagrada Biblia y hacer sacrificios diarios.
AUTOR: Pablo Claret
IDIOMA: Español

Consíguelo en formato LIBRO:
vcrey.com/agenda-catolica

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/