1Habló Yavé a Moisés y le dijo: <<Anda, subid ya de aquí tú y el pueblo que has sacado de Egipto, e id a la tierra que con juramentó prometí a Abraham, a Isaac y a Jacob, diciendo: A tu descendencia se la daré. 2Yo mandaré delante de ti un ángel, que arrojará al cananeo, al amorreo, al jeteo, al fereceo, al jeveo y al jebuseo. 3Sube a la tierra que mana leche y miel, pero ya no subiré en medio de ti, porque eres un pueblo de dura cerviz, no sea que te destruya en el camino>>. 4Al oír estas duras palabras, el pueblo se acongojó, y ya nadie se vistió sus galas. 5Entonces dijo Yavé a Moisés: <<Di a los hijos de Israel: Sois un pueblo de dura cerviz; si un solo instante subiera con vosotros, os aniquilaría. Depón, pues, tus galas, y ya sabré yo lo que he de hacer>>. 6Los hijos de Israel se despojaron de sus galas a partir del monte Horeb.

7Moisés tomó la tienda y la ponía fuera del campamento, a alguna distancia; le dio el nombre de tienda de reunión, y todo el que buscaba a Yavé, iba a la tienda de reunión, que estaba fuera del campamento. 8Cuando Moisés se dirigía a la tienda, se levantaba el pueblo todo, estándose todos a la puerta de sus tiendas, y seguían con sus ojos a Moisés hasta que este entraba en la tienda. 9Una vez que entraba en ella Moisés, bajaba la columna de nube y se paraba a la entrada de la tienda, y Yavé hablaba con Moisés. 10Todo el pueblo, al ver la columna de nube parada ante la tienda, se alzaba y se prosternaba a la entrada de sus tiendas. 11Yavé hablaba a Moisés cara a cara, como habla un hombre a su amigo. Luego volvía Moisés al campamento, pero su ministro, el joven Josué, hijo de Nun, no se apartaba de la tienda.

12Moisés dijo a Yavé: <<Tú me dices: Haz subir a este pueblo, pero no me das a saber a quién mandarás conmigo, a pesar de que me has dicho: Te conozco por tu nombre y has hallado gracia a mis ojos. 13Si, pues, en verdad he hallado gracia a tus ojos, dame a conocer el camino, para que yo, conociéndolo, vea que he hallado gracia a tus ojos. Considera que este pueblo es tu pueblo>>. 14Yavé le respondió: <<Iré yo mismo contigo y te daré descanso>>. 15Moisés añadió: <<Si no vienes tú delante, no nos saques de este lugar, 16pues ¿en qué vamos a conocer yo y tu pueblo que hemos hallado gracia a tus ojos sino en que marches con nosotros, y nos gloriemos yo y tu pueblo entre todos los pueblos que habitan sobre la tierra?>> 17Dijo Yavé a Moisés: <<También a eso que me pides accedo, pues has hallado gracia a mis ojos y te conozco por tu nombre>>. 18Moisés le dijo: <<Muéstrame tu gloria>>; 19y Yavé respondió: <<Yo haré pasar ante ti toda mi bondad y pronunciaré ante ti mi nombre, Yavé, pues yo hago gracia a quien hago gracia y tengo misericordia de quien tengo misericordia; 20pero mi faz no podrás verla, porque no puede hombre verla y vivir>>. 21Y añadió Yavé: <<He aquí un lugar cerca de mí; tú te pondrás sobre la roca. 22Cuando pase mi gloria, yo te pondré en la hendidura de la roca, y te cubriré con mi mano mientras paso; 23luego retiraré mi mano y me verás las espaldas; pero mi faz no la verás>>.



TITULO: Rosario Para Principiantes. TUTORIAL Detallado
AUTOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato LIBRO:
vcrey.com/rosario-libro

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Google Play:

vcrey.com/rosario-audio

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Apple Books:

vcrey.com/rosario-audio-apple

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/