“Oh santo Padre, Benito, bendecido por Dios tanto en gracia como en nombre, quien, estando de pie en oración, con las manos levantadas al cielo, entregaste felizmente tu espíritu angelical en las manos de tu Creador, y prometiste con celo defenderte de todas las trampas del enemigo en la última lucha de la muerte, aquellos que diariamente te recordarán tu gloriosa partida y tus gozos celestiales; protégeme, te lo suplico, oh glorioso Padre, hoy y todos los días, por tus santas bendiciones, para que nunca me separe de nuestro amado Señor, de la compañía de ti mismo y de todos los bienaventurados. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.”

El mismo San Benito le reveló a Santa Gertrudis – también una de las más grandes santas en la historia de la Iglesia Católica, y ella misma una monja benedictina – que “quien me recuerde el extraordinario privilegio con el que Dios se dignó glorificar mis últimos momentos, Experimentara mi ayuda particular en su combate final. Seré un protector fiel contra los asaltos del enemigo. Fortalecido por mi presencia, escapará de las trampas del maligno y alcanzará con seguridad la felicidad eterna “.

V: San Benito
R: Orad por nosotros.


TITULO: Novena a San Ciro: Catolico y esclarecido Mártir, Taumaturgo y Caritativo Medico, Anacoreta, Devotisimo de Santa Maria, Madre de Dios y Sirviente de Cristo, Dios y Hombre verdadero.
AUTOR: Jose Pedro Camara y Urritiaga
EDITOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato E-BOOK:
vcrey.com/libro-san-ciro

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/