1Era Saúl de … años cuando comenzó a reinar, y había ya reinado dos años sobre Israel. 2Saúl eligió para sí tres mil hombres de Israel. Dos mil estaban con él en Mijmas y sobre el monte de Bétel, y mil con Jonatán, en Gueba de Benjamín. El resto del pueblo lo mandó cada uno a su tienda. 3Jonatán batió a la guarnición de filisteos que había en Gueba, y, al saberlo, dijeron los filisteos: <<Se han rebelado los hebreos>>. Saúl hizo que tocasen la trompeta por toda la tierra; 4y todo Israel oyó que decían: <<Saúl ha batido a la guarnición de los filisteos>>; e Israel se hizo odioso a los filisteos, y fue convocado el pueblo por Saúl a Gálgala. 5Reuniéronse los filisteos para combatir contra Israel; tres mil carros y seis mil caballeros, y del pueblo un número comparable a las arenas del mar. Vinieron a acampar en Mijmas, al oriente de Bet-Awen. 6Los hombres de Israel se vieron en gran aprieto, pues estaban casi cercados, y se ocultaron en las cavernas, en la maleza y en las peñas, en las torres y en las cisternas; 7y los de más lejos pasaron el Jordán y se internaron en tierra de Gad y de Galaad.

Pecado de Saúl

Saúl estaba todavía en Gálgala, y la gente que estaba con él se dispersaba. 8Esperó siete días, según el término que había fijado Samuel; pero Samuel no venía, y la gente se dispersaba cada vez más. 9Entonces dijo Saúl: <<Traedme el holocausto y las hostias pacíficas>>; y ofreció el holocausto. 10Apenas ofrecido el holocausto, vino Samuel, y Saúl salió a su encuentro para saludarle. 11Samuel le dijo: << ¿Qué has hecho?>> Saúl respondió: <<Viendo que la gente se dispersaba, que tú no venías en el término fijado y que los filisteos acampaban en Mijmas, 12me dije: Los filisteos van a venir a atacarme a Gálgala y yo no he implorado a Yavé; entonces me reanimé y ofrecí el holocausto>>. 13Samuel dijo a Saúl: <<Has obrado neciamente y has desobedecido el mandato de Yavé, tu Dios. Estaba Yavé para afirmar tu reino sobre Israel para siempre; 14pero ahora ya tu reino no persistirá. Ha buscado Yavé un hombre según su corazón para que sea jefe de su pueblo, porque tú no has cumplido lo que Dios te había mandado>>. 15Levantóse Samuel y subió de Gálgala, prosiguiendo su camino. El resto del pueblo fue en pos de Saúl al encuentro del ejército y llegaron a Gueba de Benjamín. Saúl revistó su tropa, y quedaban con él unos seiscientos hombres. 16Saúl, Jonatán, su hijo, y la gente que con ellos quedaba se apostaron en Gueba de Benjamín, mientras los filisteos acampaban en Mijmas. 17Salieron del campamento de los filisteos tres tropas en algara para saquear la tierra. Una tomó el camino de Ofra, hacia la tierra de Sual; 18otra el de Bet-Horón, y la tercera el de Gueba, que domina el valle de Seboim, hacia el desierto. 19No había en toda la tierra de Israel herrero alguno, pues los filisteos se habían dicho: <<Que no puedan los hebreos forjar espadas ni lanzas>>. 20Todo Israel tenía que bajar a tierra de los filisteos para aguzar cada uno su reja, su segur, su azadón o su pico. 21No se disponía más que de la lima para sacar el filo a toda clase de segures, tridentes y hoces y para aguzar las aijadas. 22Llegado el día del combate de Mijmas, no había en mano del pueblo todo que estaba con Saúl y Jonatán espada ni lanza más que las de Saúl y las de Jonatán, su hijo. 23Los filisteos habían salido para guarnecer el paso de Mijmas.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/