La siguiente oración se repite durante nueve dias:

“¡Oh Glorioso San Benito, modelo sublime de todas las virtudes, vaso puro de la gracia de Dios! Mírame, humildemente arrodillado a tus pies. Suplico a tu amoroso corazón que ore por mí ante el trono de Dios. A ti recurro por ayuda en contra de todos los peligros que diariamente me rodean. Protégeme de mis enemigos, inspírame a imitarte en todo. Que tus bendiciones estén conmigo siempre, para que pueda evitar todo lo que Dios prohíbe y evitar las ocasiones del pecado .

Obtenme misericordiosamente de Dios esos favores y gracias que tanto necesito, en las pruebas, miserias y aflicciones de la vida. Tu corazón siempre estuvo tan lleno de amor, compasión y misericordia hacia aquellos que estaban afligidos de alguna manera. Nunca despediste sin consuelo y ayuda a quien acudiera a ti. Por lo tanto, invoco tu poderosa intercesión con la confiada esperanza de que escuches mis oraciones y obtengas para mí la gracia y el favor especiales que tan fervientemente imploro, (menciona la petición), si es para la mayor gloria de Dios y el bienestar de mi alma.

Ayúdame, oh gran San Benito, a vivir y morir como un hijo fiel de Dios, a estar siempre sumiso a su santa voluntad y a alcanzar la felicidad eterna del cielo. Amén.”

V: San Benito
R: Orad por nosotros.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/