1Visitó, pues, Yavé a Sara, como le dijera, e hizo con ella lo que le prometió; 2y concibió Sara, y dio a Abraham un hijo en su ancianidad, al tiempo que le había dicho Dios. 3Dio Abraham el nombre de Isaac a su hijo, el que le nació de Sara. 4Circuncidó Abraham a Isaac, su hijo, a los ocho días, como se lo había mandado Dios. 5Era Abraham de cien años de edad cuando le nació Isaac, su hijo. 6Y dijo Sara: <<Me ha hecho reír Dios, y cuantos lo sepan reirán conmigo>>. 7Y añadió: << ¿Quién había de decir a Abraham: Amamantará hijos Sara? Pues yo le he dado un hijo en su ancianidad>>. 8Creció el niño, y le destetaron, y dio Abraham un gran banquete el día del destete de Isaac. 9Y vio Sara al hijo de Agar, la egipcia, el que había ella parido a Abraham, burlándose; 10y dijo a Abraham: <<Echa a esa esclava y a su hijo, pues el hijo de una esclava no ha de heredar con mi hijo, con Isaac>>. 11Muy duro se le hacía esto a Abraham, por causa de su hijo; 12pero le dijo Dios: <<No te dé pena por el niño y la esclava; haz lo que te dice Sara, que es por Isaac por quien será llamada tu descendencia. 13También al hijo de la esclava le haré un pueblo, por ser descendencia tuya>>. 14Se levantó, pues, Abraham de mañana; y tomando pan y un odre de agua, se lo dio a Agar, poniéndoselo a la espalda, y con ello al niño, y la despidió. Ella se fue y anduvo errante por el desierto de Berseba. 15Se acabó el agua del odre, y echó al niño bajo un arbusto, 16y fue a sentarse frente a él a la distancia de un tiro de arco, diciéndose: <<No quiero ver morir al niño>>; y se sentó enfrente del niño, que lloraba en voz alta. 17Oyó Dios al niño, y el ángel de Dios llamó a Agar desde los cielos, diciendo: << ¿Qué tienes, Agar? No temas, que ha escuchado Yavé la voz del niño, que ahí está. 18Levántate, toma al niño y tómale de la mano, pues he de hacerle un gran pueblo>>. 19Y abrió Dios los ojos de Agar, haciéndola ver un pozo, adonde fue y llenó el odre de agua, dando de beber al niño. 20Fue Dios con el niño, que creció y habitó en el desierto, y de mayor fue arquero. 21Habitó en el desierto de Farán, y su madre tomó para él mujer de la tierra de Egipto.

Alianza de Abraham con Abimelec

22Sucedió por entonces que Abimelec y Picol, jefe de su ejército, dijo a Abraham: <<Dios está contigo en todo cuanto haces. 23Júrame, pues, ahora por Dios que no has de engañarme ni a mí ni a mis descendientes, y que, como te favorecí yo a ti, así harás tú conmigo y con la tierra por donde andas>>. 24Y dijo Abraham: <<Te lo juro>>. 25Pero reconvino Abraham a Abimelec por causa de un pozo de aguas de que se habían apoderado los siervos de Abimelec, 26y contestó Abimelec: <<No sé quién haya hecho eso; tú tampoco me habías dicho nada de ello, y nada he sabido hasta ahora>>. 27Tomó, pues, Abraham ovejas y bueyes y se las dio a Abimelec, e hicieron entre ambos alianza. 28Apartó Abraham siete corderas del rebaño, 29y le preguntó Abimelec: << ¿Para qué son esas siete corderas que has apartado?>> 30Abraham le contestó: <<Para que las recibas de mi mano y me sirvan de prueba de que yo he abierto este pozo>>. 31Por eso se llamó aquel lugar Berseba, 32pues allí juraron ambos, e hicieron alianza en Berseba. Y se levantó Abimelec y Picol, jefe de su ejército, y se volvieron al país de los filisteos. 33Abraham plantó en Berseba un tamarindo, e invocó allí el nombre de Yavé, el Dios eterno, 34y moró mucho tiempo Abraham por tierra de los filisteos.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/