1Después se fueron Moisés y Arón, y dijeron al faraón: <<Así habla Yavé, Dios de Israel: Deja ir a mi pueblo para que celebre una fiesta en mi honor en el desierto>>. 2Pero el faraón respondió: << ¿Y quién es Yavé para que yo le obedezca, dejando ir a Israel? No conozco a Yavé y no dejaré ir a Israel>>. 3Ellos le dijeron: <<El Dios de los hebreos ha salido a nuestro encuentro. Deja, pues, que vayamos al desierto, tres jornadas de camino, y ofrezcamos sacrificios a Yavé, nuestro Dios, para que no venga sobre nosotros peste ni espada>>. 4Pero el rey de Egipto les dijo: << ¿Por qué vosotros, Moisés y Arón, distraéis al pueblo de sus trabajos? Idos al trabajo que os hayan impuesto>>.

5Y dijo el faraón: <<Ahora que es numerosa la plebe, ¿vais a relevarlos de sus trabajos?>>

La servidumbre de Israel se agrava cada vez más

6Aquel mismo día dio el faraón a los capataces del pueblo y a los escribas la orden 7de no facilitar, como hasta entonces, la paja para hacer los ladrillos, sino que fueran ellos a recogerla. 8<<Pero exigidles la misma cantidad de ladrillos que antes, sin quitar ni uno, 9pues huelgan, y por eso gritan: <<Tenemos que ir a sacrificar a nuestro Dios>>. Cargadlos de trabajo, que estén ocupados y no den oídos a embustes>>. 10Fueron, pues, los capataces y los escribas, y dijeron al pueblo: <<Oíd lo que dice el faraón: No os daré en adelante la paja, 11id vosotros a recogerla donde podáis, pero no se os disminuirá en nada la tarea impuesta>>. 12El pueblo se dispersó por toda la tierra de Egipto en busca de paja. 13Los capataces los apremiaban: <<Acabad la tarea impuesta para cada día, como cuando se os daba la paja>>. 14Fueron castigados los escribas de los hijos de Israel que habían puesto sobre ellos los exactores del faraón, diciéndoles: << ¿Por qué ni anteayer, ni ayer, ni hoy habéis completado la tarea de ladrillos como antes?>> 15Fueron los escribas de los hijos de Israel a quejarse al faraón, diciendo: << ¿Cómo haces así con tus siervos? 16A tus siervos no se les da paja y se nos dice: Haced los mismos ladrillos; y azotan a tus siervos como si la culpa fuera de tu pueblo>>. 17El faraón respondió: <<Es que holgáis, holgáis, y por eso decís: <<Queremos ir a sacrificar a Yavé>>. 18Id, pues, a trabajar; no se os dará la paja, y habéis de hacer la misma cantidad de ladrillos>>. 19Los escribas de Israel viéronse angustiados por decírseles que no se disminuiría en nada la cantidad de ladrillos y que habían de hacer cada día la misma tarea. 20Encontráronse con Moisés y Arón, que estaban esperando a que saliesen de la casa del faraón, 21y les dijeron: <<Que vea Yavé y juzgue, pues vosotros habéis sido causa de que el faraón no pueda vernos, y habéis puesto la espada en sus manos para que nos mate>>.

Promesa de liberación

22Entonces Moisés se volvió a Yavé, diciendo: <<Señor, ¿por qué castigas a este pueblo? ¿Para qué me has enviado? 23Desde que fui al faraón para hablarle en tu nombre, maltrata al pueblo, y tú no haces nada por librarle>>.


TITULO: Novena a San Ciro: Catolico y esclarecido Mártir, Taumaturgo y Caritativo Medico, Anacoreta, Devotisimo de Santa Maria, Madre de Dios y Sirviente de Cristo, Dios y Hombre verdadero.
AUTOR: Jose Pedro Camara y Urritiaga
EDITOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato E-BOOK:
vcrey.com/libro-san-ciro

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/