1Cuando vayas a hacer la guerra a tus enemigos, al ver los caballos y los carros de un pueblo más poderoso que tú, no los temerás, porque Yavé, tu Dios, que te sacó de Egipto, está contigo. 2Cuando se vaya a dar la batalla, avanzará el sacerdote y hablará al pueblo, 3y le dirá: ¡Oye, Israel! Hoy vais a dar la batalla a vuestros enemigos; que no desfallezca vuestro corazón; no temáis, no os asustéis ni os aterréis ante ellos, 4porque Yavé, vuestro Dios, marcha con vosotros para combatir con vosotros contra vuestros enemigos, y Él os salvará. 5Luego hablarán al pueblo los escribas, diciendo: ¿Quién ha construido una casa nueva y no la ha estrenado? Que se vaya y vuelva a su casa, no muera en la batalla y sea otro el que la estrene. 6¿Quién ha plantado una viña y no la ha vendimiado todavía? Que se vaya y vuelva a su casa, no sea que muera en la batalla y la vendimie otro. 7¿Quién se ha desposado con una mujer y todavía no la ha tomado? Que se vaya y vuelva a su casa, no sea que muera en la batalla y la tome otro. 8Los escribas seguirán hablando al pueblo y le dirán: ¿Quién tiene miedo y siente desfallecer su corazón? Que se vaya y vuelva a su casa, para que no desfallezca, como el suyo el corazón de sus hermanos. 9Cuando los escribas hayan acabado de hablar al pueblo, los jefes de las tropas se colocarán a la cabeza del ejército.

10Cuando te acercares a una ciudad para atacarla, le brindarás la paz. 11Si la acepta y te abre, la gente de ella y te abre, será hecha tributaria y te servirá. 12Si en vez de hacer paces contigo quiere la guerra, la sitiarás; 13y cuando Yavé, tu Dios, la pusiere en tus manos, pasarás a todos los varones al filo de la espada; 14pero las mujeres, y los niños, y los ganados, y cuanto haya en la ciudad, todo su botín, lo tomarás para ti, y podrás comer los despojos de tus enemigos, que Yavé, tu Dios, te da. 15Así harás con todas las ciudades situadas lejos de ti, que no sean de las ciudades de estas gentes. 16Pero en las ciudades de las gentes que Yavé, tu Dios, te da por heredad, no dejarás con vida a nada cuanto respira; 17darás al anatema esos pueblos, a los jeteos, amorreos, cananeos, fereceos, jeveos y jebuseos, como Yavé, tu Dios, te lo ha mandado, 18para que no aprendáis a imitar las abominaciones a que esas gentes se entregan para con sus dioses y no pequéis contra Yavé, vuestro Dios.

19Si para apoderarte de una ciudad enemiga tienes que hacer un largo asedio, no destruyas la arboleda, metiendo en ella el hacha; come sus frutos y no los tales, que no es un hombre el árbol del campo para que pueda reforzar la defensa contra ti. 20Los árboles que veas que no son de fruto, podrás destruirlos y derribarlos, para hacer ingenios con que combatir a la ciudad en guerra contigo, hasta que caiga.


Para incrementar devoción a la lectura espiritual, recomendamos el libro titulado “Dios es Amor…”

TITULO: Dios es amor, paquete 2 en 1 de religión católica. Libera a tu alma con la misericordia de Jesus de Nazaret, Dios y Hombre Verdadero.
AUTOR: San Alfonso Maria de Ligorio
EDITOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato E-BOOK:
vcrey.com/dios-es-amor-libro

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Google Play:

vcrey.com/dios-es-amor-audio

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Apple Books:

vcrey.com/dios-es-amor-audio-apple

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/