1Después de la muerte de los dos hijos de Arón, heridos al acercarse ante Yavé, 2dijo Yavé a Moisés: <<Di a tu hermano Arón que no entre nunca en el santuario a la parte interior del velo, delante del propiciatorio que está sobre el arca, no sea que muera, pues yo me muestro en la nube sobre el propiciatorio.

3He aquí el rito según el cual entrará Arón en el santuario: tomará un novillo para el sacrificio por el pecado y un carnero para el holocausto. 4Se revestirá de la túnica santa de lino y se pondrá sobre sus carnes el calzón de lino; se ceñirá un cinturón de lino y cubrirá su cabeza con la tiara de lino, vistiéndoselos después de haberse lavado en el agua. 5Recibirá de la asamblea de los hijos de Israel dos machos cabríos para el sacrificio por el pecado y un carnero para el holocausto. 6Arón ofrecerá su novillo por el pecado, y hará la expiación por sí y por su casa. 7Tomará después los dos machos cabríos y, presentándolos ante Yavé a la entrada del tabernáculo de la reunión, 8echará sobre ellos las suertes, una la de Yavé y otra la de Azazel. 9Arón hará acercar el macho cabrío sobre que recayó la suerte de Yavé y le ofrecerá en sacrificio por el pecado; 10el macho cabrío sobre el que cayó la suerte de Azazel, le presentará vivo ante Yavé, para hacer la expiación y soltarle después a Azazel. 11Arón ofrecerá el novillo del sacrificio por el pecado, haciendo la expiación por sí y por su casa. Después de degollar su novillo por el pecado, 12tomará del altar un incensario lleno de brasas encendidas, de ante Yavé, y dos puñados de tiamima pulverizado, y lo llevará todo detrás de la cortina; 13echará el tiamima en el fuego ante Yavé, para que la nube de incienso cubra el propiciatorio que está sobre el testimonio y no muera. 14Tomando luego la sangre del novillo, aspergerá con su dedo el frente del propiciatorio, haciendo con el dedo siete aspersiones. 15Degollará el macho cabrío expiatorio del pueblo y, llevando su sangre detrás del velo, hará como con la sangre del novillo, aspergiéndola sobre el propiciatorio y delante de él, 16y así purificará el santuario de las impurezas de los hijos de Israel y de todas las transgresiones con que hayan pecado. Lo mismo hará con el tabernáculo de la reunión, que está entre ellos, en medio de sus impurezas. 17Que no haya nadie en el tabernáculo de la reunión desde que él entre para hacer la expiación del santuario hasta que salga, hecha la expiación por sí y por su casa y por toda la asamblea de Israel. 18Después irá al altar que está ante Yavé y hará la expiación de él, y, tomando sangre del novillo y sangre del macho cabrío, untará de ellas los cuernos del altar todo en torno; 19hará con su dedo siete veces la aspersión de sangre y le santificará y le purificará de las impurezas de los hijos de Israel.

20Hecha la expiación del santuario, del tabernáculo de la reunión y del altar, presentará el macho cabrío vivo; 21pondrá Arón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, confesará sobre él todas las culpas, todas las iniquidades de los hijos de Israel y todas las transgresiones con que han pecado, y los echará sobre la cabeza del macho cabrío, y lo mandará al desierto por medio de un hombre designado para ello. 22El macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada, y el que lo lleve lo dejará en el desierto. 23Después Arón entrará en el tabernáculo de la reunión y se desnudará de las vestiduras de lino, que se vistió para entrar en el santuario; 24y, quitadas, se lavará su cuerpo con agua en lugar santo, y se pondrá sus vestiduras. Saldrá luego, ofrecerá su holocausto y el del pueblo, hará la expiación por sí y por el pueblo, 25y quemará en el altar el sebo del sacrificio por el pecado. 26El que hubiere ido a soltar el macho cabrío a Azazel, lavará sus vestidos y bañará en agua su cuerpo, después de lo cual podrá entrar en el campamento. 27Serán llevados fuera del campamento el novillo y el macho cabrío inmolados por el pecado, cuya sangre se introdujo en el santuario para hacer la expiación, y se consumirán por el fuego sus pieles, sus carnes y sus excrementos. 28El que los queme lavará luego sus vestidos, bañará en agua su cuerpo, y después podrá entrar en el campamento.

29Esta será para todos ley perpetua; el séptimo mes, el día diez del mes, mortificaréis vuestras personas y no haréis trabajo alguno, ni el indígena ni el extranjero que habita en medio de vosotros; 30porque en ese día se hará la expiación por vosotros, para que os purifiquéis y seáis purificados ante Yavé de todos vuestros pecados. 31Será para vosotros día de descanso, sábado, y mortificaréis vuestras personas. Es ley perpetua.

32La expiación la hará el sacerdote que haya sido ungido y haya sido iniciado para ejercer las funciones sacerdotales en lugar de su padre. Se revestirá de las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas, 33y hará la expiación del santuario de la santidad, del tabernáculo de la reunión y del altar, la de los sacerdotes y la de todo el pueblo de la asamblea. 34Será para vosotros ley perpetua, y se hará la expiación una vez por año para los hijos de Israel por sus pecados>>.

Hízose lo que Yavé había mandado a Moisés.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/