1Volvió a emprender Jacob la marcha, y llegó a la tierra de los hijos de Oriente. 2Vio en el campo un pozo, junto al cual descansaban tres rebaños, pues era el pozo en que se abrevaban los ganados. 3Reuníanse allí, se quitaba una gran piedra que lo tapaba y se daba de beber al ganado, volviendo a poner en su lugar la piedra que cubría la boca del pozo. 4Jacob preguntó a los pastores: << ¿De dónde sois, hermanos?>> <<De Jarán somos>>, le respondieron ellos. 5<< ¿Conocéis a Labán, hijo de Najor?>> <<Le conocemos>>, contestaron. 6<< ¿Y está bien?>>, siguió preguntando Jacob. <<Sí, bien está; mira, ahí viene Raquel, su hija, con su rebaño>>. 7El les dijo: <<Todavía es muy de día, no es tiempo de recoger el ganado. ¿Por qué no abreváis los rebaños y los volvéis a que pasten?>> 8Ellos le respondieron: <<No podemos hacerlo hasta que se reúnan todos los rebaños y se quite la piedra de la boca del pozo; entonces damos de beber al ganado>>. 9Todavía estaba Jacob hablando con ellos, cuando llegó Raquel con el rebaño de su padre, pues ella era pastora. 10Y cuando vio Jacob a Raquel, hija de Labán, hermano de su madre, se acercó, removió la piedra de sobre la boca del pozo y abrevó el rebaño de Labán, hermano de su madre. 11Besó Jacob y Raquel, y alzó la voz llorando. 12Dio a saber a Raquel que era hermano de su padre e hijo de Rebeca, y ella corrió a contárselo a su padre. 13En cuanto oyó Labán lo que de Jacob, hijo de su hermana, le decía, corrió a su encuentro, le abrazó, le besó y le llevó a su casa. Contó Jacob a Labán lo que ocurría, 14y éste le dijo: <<Sí, eres hueso mío y carne mía>>. Y moró Jacob con Labán un mes entero. 15Pasado éste, le dijo Labán: << ¿Acaso porque eres hermano mío vas a servirme de balde? Dime cuál va a ser tu salario>>.

Lía y Raquel

16Tenía Labán dos hijas: una, la mayor, de nombre Lía; otra, la menor, de nombre Raquel. 17Lía era tierna de ojos, pero Raquel era muy esbelta y hermosa. 18Amaba Jacob a Raquel, y dijo a Labán: <<Te serviré siete años por Raquel, tu hija menor>>. 19Y contestó Labán: <<Mejor es que te la dé a ti que dársela a un extraño. Quédate conmigo>>. 20Y sirvió Jacob por Raquel siete años, que le parecieron sólo unos días, por el amor que le tenía. 21Jacob dijo a Labán: <<Dame mi mujer, pues se ha cumplido el tiempo y entraré a ella>>. 22Reunió Labán a todos los hombres del lugar y dio un convite; 23y por la noche, tomando a Lía, su hija, se la llevó a Jacob, que entró a ella. 24Dio Labán a Lía, su hija, su sierva Zelfa, para que fuera sierva de ella. 25Llegada la mañana, vio Jacob que era Lía, y dijo a Labán: << ¿Por qué me has hecho esto? ¿No te he servido por Raquel? ¿Por qué me has engañado?>> 26Labán le respondió: <<No es en nuestro lugar costumbre dar la menor antes que la mayor. 27Acaba esta semana, y te daré también después la otra por el servicio que me prestes de otros siete años>>. 28Hízolo así Jacob, y, cumplida la semana, diole Labán a Raquel, su hija, por mujer, 29y con ella a Bala, su sierva, para sierva de ella. 30Entró también a Raquel Jacob, y la amó más que a Lía, y sirvió por ella otros siete años. 31Viendo Yavé que Lía era desamada, abrió su matriz, mientras que Raquel era estéril.

Los hijos de Jacob

32Concibió Lía, y parió un hijo, al que llamó Rubén, diciendo: <<Yavé ha mirado mi aflicción, y ahora mi marido me amará>>. 33Concibió de nuevo y parió un hijo, diciendo: <<Yavé ha visto que yo era desamada, y me ha dado éste más>>, y le llamó Simeón. 34Concibió otra vez, y parió un hijo, y dijo: <<Ahora mi marido se apegará a mí, pues le he parido tres hijos>>; y por eso le llamó Leví. 35Concibió nuevamente, y parió un hijo, diciendo: <<Ahora sí que he de alabar a Yavé>>, y por eso le llamó Judá. Y cesó de tener hijos.

Subscribete a nuestro canal de YouTube.