1Fue José a anunciar al faraón: <<Mi padre y mis hermanos, con sus ovejas y sus bueyes y todo cuanto tienen, han venido de la tierra de Canán y están en la tierra de Gosen>>. 2Habiendo llevado consigo a cinco de sus hermanos, se los presentó al faraón; 3y el faraón les preguntó: << ¿Cuál es vuestra ocupación?>> Ellos respondieron: <<Nosotros, tus siervos, somos ganaderos desde nuestra infancia hasta ahora, y lo mismo fueron nuestros padres>>. 4Dijéronle también: <<Hemos venido para habitar en esta tierra, pues no tenemos pasto para nuestros rebaños, por ser grande el hambre en la tierra de Canán. Permite, pues, que habiten tus siervos en la tierra de Gosen>>. 5Y el faraón dijo a José: <<Tu padre y tus hermanos han venido a ti. 6Tienes a tu disposición toda la tierra de Egipto; establece a tu padre y a tus hermanos en lo mejor de la tierra; que habiten en la tierra de Gosen, y si sabes que hay entre ellos hombres capaces, hazlos mayorales de mis ganados>>. 7José hizo venir a su padre y le presentó al faraón. Jacob saludó al faraón, 8y éste le preguntó: << ¿Cuántos años tienes?>> 9Jacob contestó: <<Ciento treinta son los años de mi peregrinación. Corta y mala ha sido mi vida, y no llega al tiempo de la peregrinación de mis padres>>. 10Jacob saludó de nuevo al faraón y se retiró de su presencia.

11José estableció a su padre y a sus hermanos, asignándoles una propiedad en la tierra, en el distrito de Rameses, como lo había mandado el faraón, 12y proveyó de pan a su padre y a sus hermanos y a toda la casa de su padre, según el número de las familias.

13Ya no había pan en toda aquella tierra, pues el hambre era muy grande, y Egipto y la tierra de Canán estaban exhaustos por el hambre. 14José llegó a recoger, a cambio de trigo, todo cuanto dinero había en la tierra de Egipto y en la tierra de Canán, e hizo entrar el dinero en la casa del faraón. 15Cuando se acabó el dinero en la tierra de Egipto y en la tierra de Canán, venían todos los egipcios a José, diciéndole: <<Danos pan. ¿Vamos a morir en tu presencia? Mira que ya nos falta dinero>>. 16José les dijo: <<Puesto que os falta dinero, traedme vuestros ganados y os daré pan a cambio de ellos>>. 17Trajeron sus ganados, y José les dio pan a cambio de caballos, rebaños de ovejas y de bueyes y de asnos. Aquel año los proveyó de trigo a cambio de todos sus ganados. 18Pasado éste, vinieron al siguiente, y le dijeron: <<No se le oculta a nuestro señor que se nos ha acabado el dinero y que le hemos dado nuestros ganados; ni a nuestro señor se le oculta que nos no queda más que nuestro cuerpo y nuestras tierras. 19¿Vamos a perecer ante ti nosotros y nuestras tierras? Cómpranos y compra nuestras tierras por pan; seremos nosotros y nuestras tierras esclavos del faraón; danos para sembrar, para que podamos vivir y no muramos y no se queden yermas nuestras tierras>>. 20José adquirió para el faraón todas las tierras de Egipto, pues los egipcios, obligados por el hambre, vendieron cada uno su campo, y la tierra vino a ser propiedad del faraón, 21y sometió a la servidumbre del faraón tierras y pueblos desde el uno al otro extremo de la tierra de Egipto. 22Sólo dejó de comprar las tierras a los sacerdotes, porque éstos recibían del faraón una porción y no tuvieron que vender sus tierras. 23Y dijo José al pueblo: <<Hoy os he comprado para el faraón a vosotros y a vuestras tierras. Ahí tenéis para sembrar; sembrad vuestras tierras. 24Al tiempo de la recolección, daréis el quinto al faraón, y las otras cuatro partes serán para vosotros, para sembrar y para manteneros vosotros, los de vuestra casa y vuestras familias>>. 25Ellos le dijeron: <<Nos das la vida. Que hallemos gracia a los ojos de nuestro señor, y seremos siervos del faraón>>. 26Dio José una ley, que todavía hoy subsiste, por la cual pertenece al faraón el quinto del producto de las tierras de Egipto. Sólo las tierras de los sacerdotes no son del faraón.

27Habitó Israel en la tierra de Egipto, en la región de Gosen, y adquirieron allí posesiones, creciendo y multiplicándose grandemente. 28Vivió Jacob en la tierra de Egipto diecisiete años, siendo todos los días de su vida ciento cuarenta y siete años. 29Cuando los días de Israel se acercaban a su fin, llamó a su hijo José y le dijo: <<Si he hallado gracia a tus ojos, pon, te ruego, la mano bajo mi muslo y haz conmigo favor y fidelidad. No me sepultes en Egipto. 30Cuando me duerma con mis padres, sácame de Egipto y sepúltame en sus sepulturas>>. José le respondió: <<Haré lo que me dices>>. 31<<Júramelo>>, dijo Jacob. José se lo juró, e Israel se postró sobre la cabecera del lecho.


Para incrementar devoción a la Santísima Virgen María, es recomendable rezar diariamente los 15 misterios del Rosario.
Comparte con quien amas, el libro Rosario Para Principiantes:

TITULO: Rosario Para Principiantes. TUTORIAL Detallado
AUTOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato LIBRO:
vcrey.com/rosario-libro

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Google Play:

vcrey.com/rosario-audio

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Apple Books:

vcrey.com/rosario-audio-apple

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/