1Después de esto murió Najas, rey de los hijos de Ammón, sucedíéndole su hijo. 2David dijo: <<Voy a mostrar mi benevolencia a Janún, hijo de Najas, pues su padre se mostró conmigo benévolo>>; y le envió una embajada para consolarle por la muerte de su padre. Cuando los enviados de David llegaron a la tierra de los hijos de Ammón y se presentaron a Janún para consolarle, 3los jefes de los hijos de Ammón dijeron a Janún: << ¿Crees tú que para honrar a tu padre te manda David consoladores? ¿No será más bien para reconocer la ciudad y destruirla y explorar la tierra para lo que han venido a ti sus servidores?>> 4Entonces Janún, cogiendo a los servidores de David, los rapó y les cortó los vestidos por el medio hasta las nalgas, y luego los despachó. 5Fuéronse ellos, y David, que supo lo que a sus hombres había sucedido, mandó gente que les salieran al encuentro, pues se hallaban en gran confusión, y les dijeran: <<Quedaos en Jericó hasta que os crezca la barba y volved luego>>.

6Los hijos de Ammón vieron que se habían hecho odiosos a David, y Janún y los hijos de Ammón mandaron mil talentos de plata para asoldar a los carros y a los caballeros de los sirios de Mesopotamia y de los sirios de Maacá y Soba. 7Tomaron a sueldo treinta y dos mil carros y al rey de Maacá y su pueblo, que vinieran a acampar delante de Madaba. Los hijos de Ammón se reunieron en sus ciudades y salieron para combatir. 8Al recibir David estas nuevas, mandó contra ellos a Joab y todo el ejército, hombres valerosos.

9Salieron los hijos de Ammón y se ordenaron en batalla a la entrada de la ciudad; los reyes que habían venido tomaron posesión aparte en el campo. 10Viendo Joab que tenía contra quién combatir de frente y a la espalda, escogió de lo más selecto de Israel un cuerpo que oponer a los sirios, 11y el resto del pueblo lo puso a las órdenes de su hermano Abisaí para hacer cara a los hijos de Ammón, 12diciéndole: <<Si los sirios son más fuertes que yo, vas tú en socorro mío, y si los hijos de Ammón son más fuertes que tú, iré yo en socorro tuyo. 13Esfuérzate y esforcémonos por nuestro pueblo y por las ciudades de nuestro Dios, y haga Yavé lo que bien le parezca>>.

14Avanzó Joab con los suyos para atacar a los sirios, que huyeron ante él, 15y los hijos de Ammón, cuando vieron que habían huido los sirios, se pusieron también en fuga delante de Abisaí, hermano de Joab, y se encerraron en la ciudad. Joab se volvió a Jerusalén.

16Viendo los sirios que habían sido derrotados por Israel, mandaron a buscar a los sirios del otro lado del río, que vinieron al mando de Sofac, jefe del ejército de Hadadezer. 17Súpolo David y reunió a todo Israel, y pasando el Jordán, marchó contra ellos y se preparó a atacarlos. Ordenóse David en batalla contra los sirios, 18y los sirios después de haberse batido con él, se pusieron en huida delante de Israel, y David les mató siete mil hombres de los carros y cuarenta mil infantes. Mató también a Sofac, jefe del ejército. 19Los hombres de Hadadezer, viéndose derrotados por Israel concertaron paces con David y se le sometieron. No volvieron más los sirios a socorrer a los hijos de Ammón.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/