1Fue larga la guerra entre la casa de David y la casa de Saúl; pero David iba fortaleciéndose cada vez más, y la casa de Saúl cada vez más debilitándose.

2En Hebrón naciéronle hijos a David: su primogénito fue Amnón, hijo de Ajinoam de Jezrael; 3el segundo, Dodiya, de Abigail del Carmel, mujer de Nabal; el tercero, Absalón, hijo de Maaca, hija de Talmai, rey de Guesur; 4el cuarto, Adonías, hijo de Agit; el quinto, Safatía, hijo de Abital; 5el sexto, Jetram, de Egla, mujer de David. Estos son los hijos que nacieron a David en Hebrón.

6Durante la guerra entre la casa de Saúl y la casa de David, era Abner el que tenía fuerte por la casa de Saúl. 7Había tenido Saúl una concubina, de nombre Resfa, hija de Aya; e Isbaal dijo a Abner: << ¿Por qué has entrado en la concubina de mi padre?>> 8Abner, muy irritado por lo que le decía Isbaal, respondió: << ¿Soy yo acaso hoy una cabeza de perro? Hasta hoy he favorecido yo a la casa de Saúl, tu padre, y a sus hermanos y amigos, y no te he puesto en las manos de David, ¿y tú me recriminas hoy por causa de esa mujer? 9Así haga Dios a Abner y así le añada si no hago yo con David conforme a lo que le ha jurado Yavé, 10que quitaría el reino a la casa de Saúl y confirmaría el trono de David sobre Israel y sobre Judá, desde Dan hasta Berseba>>.

11No pudo Isbaal responder a Abner palabra, porque le temía. 12Envió, pues, Abner mensajeros de su parte a David para que le dijeran: <<Haz alianza conmigo, y mi mano te ayudará a traer a ti a todo Israel>>.

13David respondió: <<Está bien, yo haré alianza contigo; pero te pido una cosa: que no vengas a verme sin traer contigo a Micol, la hija de Saúl, cuando vengas a verme>>. 14Después de esto mandó David mensajeros a Isbaal, hijo de Saúl, que le dijeran: <<Devuélveme mi mujer, Micol, que adquirí a costa de cien prepucios de filisteos>>. 15Mandó Isbaal a quitársela a su marido Paltiel, hijo de Lais, y 16el marido se fue tras ella, siguiéndola y llorando hasta Bajurim. Abner le dijo: <<Anda y vuélvete>>; y él entonces se volvió. 17Habló Abner a los ancianos de Israel, diciendo: <<No es de ayer vuestro deseo de que David reinase sobre vosotros; 18cumplidlo, pues, ahora, pues que Yavé ha hablado a David, diciendo: Por mano de mi siervo David libraré yo a mi pueblo Israel de la mano de los filisteos y de la mano de todos sus enemigos>>.

19Habló también Abner a los hijos de Benjamín, y fue luego a Hebrón a comunicar a David la disposición en que estaba Israel y toda la casa de Benjamín. 20Vino, pues, Abner a David, a Hebrón, con veinte hombres, y David dio un banquete a Abner y a los que con él habían venido. 21Y Abner dijo a David: <<Voy a levantarme, y partiré para reunir a todo Israel y traerle a mi señor el rey. Ellos harán alianza contigo y tú reinarás como deseas>>. David despidió luego a Abner, y éste se fue en paz.

22Vinieron los servidores de David y Joab, de vuelta de una expedición, trayendo consigo gran botín. No estaba ya Abner con David en Hebrón; ya le había despedido David y ya se había ido él en paz; 23pero, al llegar Joab con el ejército que mandaba, dieron aviso a Joab, diciendo: <<Abner, hijo de Ner, ha venido a estar con el rey, y éste le ha despedido, y él se ha ido en paz>>. 24Vino entonces Joab al rey y le dijo: << ¿Cómo has hecho esto? Ha venido a estar contigo Abner; ¿por qué, pues, le has dejado irse en paz? 25¿No sabes tú que Abner, hijo de Ner, ha venido a engañarte y a espiarte en tus entradas y salidas y sorprender tus planes?>> 26Y al salir de junto a David, mandó Joab algunos tras Abner, que le trajeron desde la cisterna de Sira sin que David supiera nada. 27Cuando Abner estuvo de vuelta en Hebrón, Joab, llevándole aparte dentro de la puerta, como para hablarle en secreto, le hirió en el vientre y le mató, en venganza de la sangre de Asael, su hermano. 28Al saberlo David, dijo: <<Inocente soy yo para siempre, yo y mi reino, delante de Yavé, de la sangre de Abner, hijo de Ner. 29Caiga su sangre sobre la cabeza de Joab y sobre toda la casa de su padre. Haya siempre en la casa de Joab quien padezca el flujo, leproso, quien ande con báculo, quien muera a cuchillo, quien carezca de pan>>. 30Joab y Abisaí, su hermano, mataron a Abner porque éste había muerto a Asael, hermano de los dos, en la batalla de Gabaón.

31David dijo a Joab y a todo el pueblo que con él estaba: <<Rasgad vuestras vestiduras, ceñíos de saco y haced duelo por Abner>>. Y el rey David iba detrás del féretro. 32Sepultaron a Abner en Hebrón. Y lloró el rey en alta voz sobre la tumba de Abner, y todo el pueblo lloró con él. 33El rey cantó una elegía por Abner y dijo:

<< ¿Ha muerto Abner la muerte del criminal? 34No estaban atadas tus manos ni encadenados tus pies. ¡Has caído como quien cae ante los malvados!>>.

Todo el pueblo siguió llorando a Abner, 35y se acercaron a David para hacerle tomar algún alimento cuando aún era de día; pero David juró: <<Hágame esto Yavé y esto me añada si pruebo pan o alguna otra cosa antes de la puesta del sol>>. 36Todo el pueblo se enteró, viendo con agrado lo que hacía el rey; 37y comprendió aquel día que no había sido obra del rey la muerte de Abner hijo de Ner. 38El rey dijo a sus servidores: << ¿Es que no os dais cuenta que ha caído un gran capitán en Israel? 39Por lo que a mí hace, yo soy todavía débil, aunque ungido, y esos hombres, los hijos de Sarvia, son más duros que yo. Que Yavé pague al que ha hecho el mal, según su malicia>>.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/