1Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, diciéndoles: <<Procread y multiplicaos y llenad la tierra; 2que os teman y de vosotros se espanten todas las fieras de la tierra, y todos los ganados, y todas las aves del cielo, todo cuanto sobre la tierra se arrastra, y todos los peces del mar: los pongo todos en vuestro poder. 3Cuanto vive y se mueve os servirá de comida; y asimismo os entrego toda verdura. 4Solamente os abstendréis de comer carne con su alma, es decir, su sangre. 5Y ciertamente os demandaré vuestra sangre, que es vuestra vida, de mano de cualquier viviente la reclamaré, como la demandaré de mano del hombre, extraño o deudo. 6El que derramare la sangre humana, por mano de hombre será derramada la suya; porque el hombre ha sido hecho a imagen de Dios. 7Vosotros, pues, cread y multiplicaos, y henchid la tierra y dominadla>>. 8Dijo también Dios a Noé y a sus hijos: 9<<Ved, yo voy a establecer mi alianza con vosotros y con vuestra descendencia después de vosotros, 10y con todo ser viviente que está con vosotros, aves, ganados y fieras de la tierra, todos los salidos con vosotros del arca. 11Hago con vosotros pacto de no volver a exterminar a todo viviente por las aguas de un diluvio y de que no habrá ya más un diluvio que destruya la tierra>>. 12Y añadió Dios: <<Ved aquí la señal del pacto que establezco entre mí y vosotros, y cuantos vivientes están con vosotros, por generaciones sempiternas: 13pongo mi arco en las nubes para señal de mi pacto con la tierra, 14y cuando cubriere yo de nubes la tierra, aparecerá el arco, 15y me acordaré de mi pacto con vosotros y con todo viviente, y con toda carne, y no volverán más las aguas del diluvio a destruir toda carne. 16Estará el arco en las nubes, y yo lo veré, para acordarme de mi pacto eterno entre Dios y toda alma viviente y toda carne que hay sobre la tierra>>. 17<<Esta es, dijo Dios a Noé, la señal del pacto que establezco entre mí y toda carne que está sobre la tierra>>.

Los hijos de Noé

18Fueron los hijos de Noé, salidos del arca, Sem, Cam y Jafet; Cam era padre de Canán. 19Estos tres eran los hijos de Noé, y de ellos se pobló toda la tierra. 20Noé, agricultor, comenzó a labrar la tierra, y plantó una viña. 21Bebió de su vino, y se embriagó, y quedó desnudó en medio de su tienda. 22Vio Cam, el padre de Canán, la desnudez de su padre, y fue a decírselo a sus hermanos, que estaban fuera; 23y, tomando Sem y Jafet el manto, se lo pusieron sobre los hombros, y yendo de espaldas, vuelto el rostro, cubrieron, sin verla, la desnudez de su padre. 24Despierto Noé de su embriaguez, supo lo que con él había hecho el más pequeño de sus hijos, 25y dijo:

<<Maldito Canán, siervo de los siervos de sus hermanos será>>.

26Y añadió: <<Bendito Yavé, Dios de Sem, y sea Canán siervo suyo.

27Dilate Dios a Jafet, y habite éste en las tiendas de Sem, y sea Canán su siervo>>.

28Vivió Noé después del diluvio trescientos cincuenta años, 29siendo todos los días de su vida novecientos cincuenta años, y murió.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/