1Cuando ya se hizo tarde, los siervos de Holofernes se salieron aprisa, y Bagoas cerró por fuera la tienda e hizo a todos retirarse de la presencia de su señor, y se fueron a sus lechos, pues estaban rendidos, porque el banquete había sido largo. 2Quedó Judit sola en la tienda, y Holofernes tendido sobre su lecho, todo él bañado en vino. 3Dijo Judit a su sierva que se quedase fuera de la alcoba y aguardara su salida como en los días pasados, añadiéndole que saldría a la oración. Lo mismo había dicho a Bagoas. 4Habíanse ido ya todos, sin quedar nadie, ni pequeño ni grande, en la estancia. Puesta entonces en pie junto al lecho de Holofernes, dijo en su oración: <<Señor, Dios todopoderoso: Mira en esta hora la obra de mis manos, para exaltación de Jerusalén, 5pues ésta es la ocasión de acoger tu heredad y de ejecutar mis proyectos, para ruina de los enemigos que están sobre nosotros>>. 6Y acercándose a la columna del lecho, que estaba a la cabeza de Holofernes, descolgó de ella su alfanje; 7llegándose al lecho, le agarró por los cabellos de su cabeza, al tiempo que decía: <<Dame fuerzas, Dios de Israel, en esta hora>>. 8Y con toda su fuerza le hirió dos veces en el cuello, cortándole la cabeza. 9Envolvió el cuerpo en las ropas del lecho, quitó de las columnas el dosel, y, tomándolo, salió en seguida, entregando a la sierva la cabeza de Holofernes, 10que ésta echó en la alforja de las provisiones, y ambas salieron juntas como de costumbre.

Atravesando el campamento, rodearon el valle y subieron al monte de Betulia, hasta llegar a las puertas de la ciudad. 11Gritó de lejos Judit a los que hacían guardia sobre las puertas: <<Abridnos, abridnos las puertas; Dios, nuestro Dios, está con nosotros, para mostrar una vez más su fuerza en Israel y su poderío contra los enemigos, como hoy acaba de hacerlo>>. 12Y en cuanto los hombres de la ciudad oyeron su voz, se dieron prisa en bajar a la puerta, y avisaron a los ancianos de la ciudad. 13Todos, desde el pequeño hasta el grande, concurrieron, porque era para ellos inesperada la llegada de Judit. Abrieron la puerta, las recibieron, y, encendiendo fuego para alumbrar, las rodearon>>.

14Judit, levantando la voz, les dijo: <<Alabad a Dios, alabadle; alabad a Dios, que no ha apartado su misericordia de la casa de Israel: antes, por mi mano, ha herido esta noche a nuestros enemigos>>. 15Y sacando de la alforja la cabeza, se la mostró, diciendo: <<Ahí tenéis la cabeza de Holofernes, el general en jefe del ejército asirio, y ahí el dosel bajo el que yacía en su embriaguez aquel a quien el Señor hirió por la mano de una mujer. 16Yo juro por el Señor, que me ha guardado en todos mis pasos, que mi rostro le sedujo para perdición suya, pero que no cometió contra mí pecado alguno que pudiera mancillarme o avergonzarme>>. 17Todo el pueblo quedó estupefacto, y, doblando las rodillas, adoraron a Dios, diciendo a una voz: <<Bendito seas, Dios nuestro, que has aniquilado en este día a los enemigos de tu pueblo>>.

18Ocías le dijo: <<Bendita tú, hija del Dios Altísimo, sobre todas las mujeres de la tierra, y bendito el Señor Dios, que creó los cielos y la tierra y te ha dirigido hasta aplastar la cabeza del jefe de nuestros enemigos. 19Tus alabanzas estarán siempre en la boca de cuantos tengan memoria del poder de Dios. 20Haga Él que esto sea para tu eterna gloria y cólmete de todo bien, pues no has perdonado tu vida por librar a tu pueblo. En nuestra caída has sido su socorro, andando rectamente en la presencia de nuestro Dios>>. Y el pueblo contestó: <<Amén, amén>>.


Para incrementar devoción a la lectura espiritual, recomendamos el libro titulado “Alimento Para tu Alma: Agenda Católica…”

TITULO: Alimento Para tu Alma: Agenda Católica de 365 dias para rezar el Santo Rosario, leer la Sagrada Biblia y hacer sacrificios diarios.
AUTOR: Pablo Claret
IDIOMA: Español

Consíguelo en formato LIBRO:
vcrey.com/agenda-catolica

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/