1El pueblo, viendo que Moisés tardaba en bajar de la montaña, se reunió en torno de Arón y dijo: <<Anda, haznos un dios que vaya delante de nosotros. Porque ese Moisés, ese hombre que nos ha sacado de Egipto, no sabemos qué ha sido de él>>. 2Arón les dijo: <<Arrancad los arillos de oro que tengan en las orejas vuestras mujeres, vuestros hijos y vuestras hijas, y traédmelos>>. 3Todos se quitaron los arillos de oro que llevaban en las orejas y se los trajeron a Arón. 4El los recibió de sus manos, hizo un molde, y en él un becerro fundido, y ellos dijeron: <<Israel, ahí tienes a tu Dios, el que te ha sacado de la tierra de Egipto>>. 5Al ver eso Arón, alzó un altar ante la imagen y clamó: <<Mañana habrá fiesta en honor de Yavé>>. 6Al día siguiente, levantándose de mañana, ofrecieron holocaustos y sacrificios eucarísticos, y el pueblo se sentó luego a comer y a beber, y se levantaron después para danzar.

7Yavé dijo entonces a Moisés: <<Ve, baja, que tu pueblo, el que tú has sacado de la tierra de Egipto, ha prevaricado. 8Bien pronto se han desviado del camino que les prescribí. Se han hecho un becerro fundido y se han prosternado ante él, diciendo: Israel, ahí tienes a tu Dios, el que te ha sacado de la tierra de Egipto>>. 9Yavé dijo a Moisés: <<Ya veo que este pueblo es un pueblo de dura cerviz. 10Déjame, pues, que se desfogue contra ellos mi cólera y los consuma. Yo te haré a ti una gran nación>>. 11Moisés imploró a Yavé, su Dios, y le dijo: << ¿Por qué, ¡oh Yavé!, vas a desfogar tu cólera contra tu pueblo, que sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y brazo fuerte? 12¿Por qué habrán de poder decir los egipcios: Para mal suyo los sacó de la tierra de Egipto, para hacerlos perecer en las montañas y para exterminarlos de sobre la tierra? Apaga tu cólera y perdona la iniquidad de tu pueblo. 13Acuérdate de Abraham, Isaac y Jacob, tus siervos, a los cuales, jurando por tu nombre, dijiste: Yo multiplicaré vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y toda la tierra de que os he hablado se la daré a vuestros descendientes en eterna posesión>>. 14Y se arrepintió Yavé del mal que había dicho haría a su pueblo.

15Volvióse Moisés y bajó de la montaña, llevando en sus manos las dos tablas del testimonio, que estaban escritas de ambos lados, por una y por otra cara. 16Eran obra de Dios, lo mismo que la escritura grabada sobre las tablas.

17Josué oyó el ruido que el pueblo hacía lanzando gritos, y dijo a Moisés: <<En el campamento resuena ruido de batalla>>. 18Moisés respondió: <<No son gritos de victoria ni gritos de derrota; voces de algazara son las que oigo>>. 19Cuando estuvo cerca del campamento, vio el becerro y las danzas y, encendido en cólera, tiró las tablas y las rompió al pie de la montaña. 20Tomó el becerro que habían hecho y lo quemó, desmenuzándolo hasta reducirlo a ceniza, que mezcló con agua, haciéndosela beber a los hijos de Israel.

21Moisés dijo a Arón: << ¿Qué te ha hecho este pueblo para que tú hayas echado sobre él tan gran pecado?>> 22Arón respondió: <<Que no se encienda la cólera de mi señor. Tú mismo sabes cuan inclinado al mal es este pueblo. 23Me dijeron: Haznos un dios que marche delante de nosotros, porque ese Moisés, ese hombre que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué ha sido de él. 24Yo les dije: Que los que tienen oro se despojen de él. Me lo dieron, lo eché al fuego, y de él salió este becerro>>.

25Moisés, viendo que el pueblo estaba sin freno, pues se lo había quitado Arón, haciéndole objeto de burla para sus adversarios, 26se puso a la entrada del campamento y gritó: << ¡A mí los de Yavé!>> Y todos los hijos de Leví se reunieron en torno de él. 27El les dijo: <<Así habla Yavé, Dios de Israel: Cíñase cada uno su espada sobre su muslo, pasad y repasad el campamento de la una a la otra puerta, y mate cada uno a su hermano, a su amigo, a su deudo>>. 28Hicieron los hijos de Leví lo que mandaba Moisés, y perecieron aquel día unos tres mil del pueblo, 29Moisés les dijo: <<Hoy habéis consagrado a Yavé, haciéndole cada uno oblación del hijo y del hermano; por ello recibiréis hoy bendición>>.

Intercesión de Moisés por el pueblo

30Al día siguiente dijo Moisés al pueblo: <<Habéis cometido un gran pecado. Yo ahora voy a subir a Yavé, a ver si os alcanzo el perdón>>. 31Volvióse Moisés a Yavé y le dijo: << ¡Oh, este pueblo ha cometido un gran pecado! Se han hecho un dios de oro. 32Pero perdónales su pecado o bórrame de tu libro, del que tú tienes escrito>>. 33Yavé dijo a Moisés: <<Al que ha pecado contra mí es al que borraré de mi libro>>. 34Ve ahora y conduce al pueblo a donde yo te he dicho. Mi ángel marchará delante de ti; pero cuando llegue el día de mi visitación, yo los castigaré por su pecado>>. 35Y castigó Yavé al pueblo por el becerro de oro que les había hecho Arón.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/