1Yavé habló a Moisés, diciendo: 2<<Habla a toda la asamblea de los hijos de Israel y diles:

3Sed santos, porque santo soy yo, Yavé, vuestro Dios.

4Tema cada uno a su padre y a su madre y guardad mis sábados. Yo, Yavé, vuestro Dios>>.

4No vayáis tras los ídolos y no os hagáis dioses fundidos. Yo, Yavé, vuestro Dios.

5Cuando ofrezcáis a Yavé un sacrificio pacífico, ofrecedlo de manera que sea aceptable. 6La víctima será comida el día de su inmolación o al día siguiente; lo que quedare para el día tercero será quemado por el fuego. 7Si alguno comiere de ellos al tercer día, será una abominación; el sacrificio no será aceptable. 8El que lo haga contraerá reato, porque profana lo consagrado a Yavé, y será borrado de en medio de su pueblo.

9Cuando hagáis la recolección de vuestra tierra, no segarás hasta el límite extremo de tu campo, ni recogerás las espigas caídas, 10ni harás el rebusco de tus viñas y olivares, ni recogerás la fruta caída de los frutales; lo dejarás para el pobre y el extranjero. Yo, Yavé, tu Dios.

11No hurtaréis ni os haréis engaño y mentira unos a otros.

12No jures en falso por mi nombre; es profanar el nombre de Dios. Yo, Yavé.

13No oprimas a tu prójimo ni le despojes violentamente. No quede en tu mano hasta el siguiente día el salario del jornalero.

14No profieras maldición contra el sordo ni pongas ante el ciego tropiezos para hacerle caer; has de temer a tu Dios. Yo, Yavé.

15No hagas injusticia en tus juicios, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al poderoso; juzga a tu prójimo según justicia.

16No vayas sembrando entre el pueblo la difamación; no depongas contra la sangre de tu prójimo. Yo, Yavé.

17No odies en tu corazón a tu hermano, pero repréndele para no cargarte tú por él con un pecado.

18No te vengues y no guardes rencor contra los hijos de tu pueblo. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo, Yavé.

19Guardad mis mandamientos: No aparearás bestias de diversa especie, ni sembrarás en tu campo simiente de dos especies, ni llevarás vestido tejido de dos especies de hilo.

20Si alguno yaciera con mujer esclava, desposada de otro, no rescatada ni puesta en libertad, castígueseles, no con la muerte, pues ella no era libre. 21Ofrecerá con su pecado el hombre ante Yavé, a la entrada del tabernáculo de la reunión, un carnero en sacrificio de expiación; 22el sacerdote hará por él la expiación ante Yavé, con el carnero del sacrificio expiatorio por el pecado cometido, y le será perdonado.

23Cuando hubiereis entrado en la tierra y plantareis árboles frutales de cualquier especie, sus frutos los miraréis como incircuncisos; durante tres años serán para vosotros incircuncisos y no los comeréis. 24Al cuarto año, todos sus frutos serán consagrados a Yavé. 25Al quinto año comeréis ya sus frutos, y el árbol aumentará vuestras utilidades. Yo, Yavé, vuestro Dios.

26No comeréis carne con sangre ni practicaréis la adivinación ni la magia. 27No raparéis en redondo la cabeza ni raeréis los lados de vuestra barba. 28No os haréis incisiones en vuestra carne por un muerto ni imprimiréis en ella figura alguna. Yo, Yavé.

29No profanes a tu hija, prostituyéndola, que no se entregue la tierra a la prostitución y se llene de crímenes.

30Observad mis sábados y reverenciad mi santuario. Yo, Yavé.

31No acudáis a los que evocan a los muertos ni a los adivinos, ni los consultéis, para no mancharos con su trato. Yo, Yavé, vuestro Dios.

32Álzate ante una cabeza blanca y honra la persona del anciano. Teme a tu Dios. Yo, Yavé.

33Si viene un extranjero para habitar en vuestra tierra, no le oprimáis; 34tratad al extranjero que habita en medio de vosotros como al indígena de entre vosotros; ámale como a ti mismo, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. Yo, Yavé, vuestro Dios.

35No hagáis injusticia, ni en los juicios, ni en las medidas de longitud, ni en los pesos, ni en las medidas de capacidad. 36Tened balanzas justas, pesos justos, un efá justo y un hin justo. Yo, Yavé, vuestro Dios, que os he sacado de la tierra de Egipto.

37Guardad todas mis leyes y mandamientos y practicadlos. Yo, Yavé>>.


Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/