1Samuel dijo a Saúl: <<A mí me envió Yavé para que te ungiera rey de su pueblo, de Israel. Escucha, pues, ahora lo que te dice Yavé: 2Así habla Yavé Sebaot: Tengo presente lo que hizo Amalec contra Israel cuando le cerró el camino a su salida de Egipto. Ve, pues, ahora y castiga a Amalec, 3y da al anatema cuanto es suyo. No perdones: mata a hombres, mujeres y niños, aun los de pecho; bueyes y ovejas, camellos y asnos>>. 4Dio, pues, Saúl la orden al pueblo y lo congregó en Telam. Contó doscientos mil infantes y diez mil hombres de Judá. 5Avanzó Saúl hasta las ciudades de Amalec y puso una emboscada en el torrente; 6y dijo a los quineos: <<Id, retiraos, salid de en medio de Amalec, no sea que os veáis envueltos con él; pues vosotros tratasteis con benevolencia a los hijos de Israel cuando subían de Egipto>>. Retiráronse, pues, de Amalec los quineos. 7Saúl batió a Amalec desde Evila hasta Sut, frente a Egipto. 8Apresó vivo a Agag, rey de Amalec, y dio al anatema a todo el pueblo, pasándolo a filo de espada. 9Pero Saúl y el pueblo dejaron con vida a Agag y las mejores ovejas y los mejores bueyes, los más gordos y cebados, y los corderos, no dándolos al anatema, y destruyendo solamente lo malo y sin valor.

Saúl, rechazado por Dios

10Yavé dirigió a Samuel su palabra, diciendo: 11<<Estoy arrepentido de haber hecho rey a Saúl, pues se aparta de mí y no hace lo que digo>>. Samuel se entristeció y estuvo clamando a Yavé toda la noche; 12y levantándose de mañana para ir al encuentro de Saúl, supo que había ido al Carmelo, donde se había alzado un monumento, y de vuelta, pasando más allá, había bajado a Gálgala. 13Dirigióse, pues, Samuel a donde estaba Saúl, y le dijo Saúl: <<Bendito seas de Yavé. He cumplido la orden de Yavé>>. 14Samuel le contestó: << ¿Qué es entonces ese balar de ovejas que llega a mis oídos y ese mugir de bueyes que oigo?>> 15Saúl respondió: <<Los han traído de Amalec, pues el pueblo ha reservado las mejores ovejas y los mejores bueyes para sacrificios de Yavé, tu Dios; el resto ha sido dado al anatema>>. 16Samuel dijo entonces a Saúl: <<Basta; voy a darte a conocer lo que Yavé me ha dicho esta noche>>. Saúl le dijo: <<Habla>>. 17Samuel dijo: << ¿No es verdad que, hallándote tú pequeño a tus propios ojos, has venido a ser el jefe de las tribus de Israel y te ha ungido Yavé rey sobre Israel? 18Yavé te dio una misión, diciéndote: Ve y da al anatema a esos pecadores de Amalec y combátelos hasta exterminarlos. 19¿Por qué no has obedecido al mandato de Yavé y te has echado sobre el botín, haciendo mal a los ojos de Yavé?>> 20Saúl contestó a Samuel: <<Yo he obedecido el mandato de Yavé y he seguido el camino que me ordenó Yavé: he destruido a los amalecitas y he traído a Agag, rey de Amalec. 21El pueblo ha tomado del botín esas ovejas y esos bueyes, como primicias de lo dado al anatema, para sacrificarlos a Yavé, su Dios, en Gálgala>>. 22Pero Samuel repuso: << ¿No quiere mejor Yavé la obediencia a sus mandatos que no los holocaustos y las víctimas? Mejor es la obediencia que las víctimas. Y mejor escuchar que ofrecer el sebo de los carneros. 23Tan pecado es la rebelión como la superstición, y la resistencia como la idolatría. Pues que tú has rechazado el mandato de Yavé, él te rechaza también a ti como rey>>.

24Dijo entonces Saúl a Samuel: <<He pecado traspasando el mandamiento de Yavé y tus palabras; temí al pueblo y le escuché. Perdona, pues, te ruego, mi pecado, 25y vuélvete conmigo para adorar a Yavé>>. 26Samuel le contestó: <<No me volveré contigo, porque tú rechazaste el mandato de Yavé, y Yavé te rechaza a ti para que no reines en Israel>>. 27Volvióse Samuel para irse, pero Saúl le tomó por la orla del manto, que se rompió; 28y le dijo Samuel: <<Hoy ha roto Yavé de sobre ti el reino para entregárselo a otro mejor que tú; 29y además, el Esplendor de Israel no miente ni se arrepiente, pues no es un hombre para que se arrepienta>>. 30Saúl dijo: <<He pecado; pero hónrame ahora, te lo ruego, en presencia de los ancianos de mi pueblo y en presencia de Israel, y ven conmigo a adorar a Yavé, tu Dios>>. 31Volvióse Samuel y siguió a Saúl, y éste adoró a Yavé. 32Dijo Samuel: <<Traedme a Agag, rey de Amalec>>; y Agag se fue a él plácidamente pues se decía: <<Ciertamente ya ha pasado la amargura de la muerte>> 33Samuel repuso: <<Así como a tantas madres privó tu espada de hijos, así será entre las mujeres tu madre privada de su hijo>>. Y degolló a Agag ante Yavé, en Gálgala. 34Partióse Samuel para Rama, y Saúl subió a su casa de Gueba de Saúl. 35No volvió Samuel a ver a Saúl hasta el día de su muerte, pero se lamentaba por Saúl de que se hubiera Yavé arrepentido de haberle hecho rey de Israel.


TITULO: San Alfonso Maria de Ligorio sobre la Paciencia e Imitacion de Cristo. Con Sabiduria Biblica de los Evangelios, Salmos, Proverbios, Eclesiástico + citas de San Francisco de Asís, y muchos más.
AUTOR: San Alfonso Maria de Ligorio
EDITOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato LIBRO:
vcrey.com/paciencia-libro

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Google Play:

vcrey.com/paciencia-audio

Consíguelo en formato AUDIOLIBRO en Apple Books:

vcrey.com/paciencia-audio-apple

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/