1Comenzó, pues, Salomón a edificar la casa en Jerusalén, en el monte Moria, que había sido mostrado a David, su padre; en el lugar que David había dispuesto en la era de Ornán, jebuseo. 2Comenzó la edificación en el mes segundo del año cuarto de su reinado. 3He aquí el plano seguido por Salomón para la construcción de la casa de Yavé: el largo era de sesenta codos, según la medida antigua; el ancho, de veinte codos. 4El vestíbulo (ulam), que iba delante, tenía un largo, correspondiente al ancho de la casa, de veinte codos, y asimismo su altura era de veinte codos. Lo recubrió interiormente de oro puro. 5Revistió la parte mayor de la casa (hecal) de madera de ciprés y la recubrió de oro puro, haciendo grabar en ella palmas y cadenetas que se enlazaban unas con otras. 6Recubrió, además, la casa con piedras preciosas de adorno; y el oro era de Parvaim. 7Igualmente revistió de oro la casa, las vigas, los dinteles, las paredes y las puertas; esculpió querubines sobre las paredes. 8Hizo también la casa del santísimo (debir), cuyo largo, que correspondía a la anchura de la casa, era de veinte codos, y su ancho, igualmente de veinte codos; y lo recubrió todo de oro, que venía a pesar seiscientos talentos. 9Los clavos pesaban cincuenta siclos de oro. Revistió también de oro las cámaras superiores. 10Hizo también para la casa del santísimo dos querubines tallados, que cubrió de oro. 11El largo de las alas de los querubines era de veinte codos, pues era cada uno de cinco codos, y la una tocaba al muro de la casa y la otra llegaba hasta el ala del otro querubín; 12y de igual modo las del otro querubín, de cinco codos de largo, tocaba la una al muro, y la otra a la del otro querubín. 13Las alas de ambos querubines estaban desplegadas y tenían en todo veinte codos de largo. Estaban en pie y con los rostros vueltos hacia la casa. 14Hizo también el velo, de jacinto, de púrpura, de escarlata y de lino, en el cual hizo dibujar querubines. 15Hizo, además, ante la puerta del templo, dos columnas de treinta y cinco codos de altura, con sus capiteles, cada uno de los cuales tenía cinco codos de alto. 16Hizo también en ellos cadenetas, como las del santuario (debir), y las puso en los capiteles, y con ellas se enlazaron cien granadas. 17Alzó las columnas en el vestíbulo del templo, la una a la derecha y la otra a la izquierda. A la que estaba a la derecha la llamó Jaquín, y a la de la izquierda, Boaz.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/