Santa Juana de Arco. Ora pro Nobis.

“Jesús, María

Desde hace algún tiempo, los rumores y la información pública me han dejado claro, Juana la Sirvienta, que de verdaderos cristianos os habéis convertido en herejes y, prácticamente al mismo nivel que los sarracenos, habéis destruido la verdadera fe y el culto, y tomado una superstición vergonzosa y criminal y queriendo protegerla y propagarla, no hay una sola deshonra ni acto de barbarie que no os atreváis. Arruináis los sacramentos de la Iglesia, mutiláis los artículos de la Fe, destruís iglesias, rompéis y quemáis estatuas que fueron creadas como monumentos conmemorativos, masacráis a los cristianos a menos que adopten vuestras creencias.

¿Qué es este frenesí? ¿Qué rabia o locura os impulsa? Esta fe, que Dios Todopoderoso, que el Hijo, que el Espíritu Santo ha revelado, establecido, impelido y glorificado mil veces a través de milagros, es la fe que perseguís, que deseáis trastornar y borrar.

Ustedes mismos son ciegos, pero no porque sean de los que carecen de ojos o de la capacidad de ver. ¿Crees que no serán castigados por esto? ¿O no se dan cuenta de que Dios bloqueará sus esfuerzos criminales? ¿Crees que Él les permitirá permanecer en la oscuridad y el error? Cuanto más os entreguéis al sacrilegio criminal, más grande castigo y tormento os preparará Él.

En cuanto a mí, te digo con franqueza que si no estuviera ocupado con estas guerras inglesas, habría venido a verte hace mucho tiempo. Pero si no me entero de que os habéis reformado, podría dejar atrás a los ingleses e ir contra vosotros, para que por la espada, si no puedo de otro modo, pueda eliminar vuestra superstición falsa y vil, y quitaros vuestra herejía o vuestra vida.

Pero si, en cambio, eligen regresar a la fe católica y la fuente original de Luz, envíeme a sus embajadores y les diré lo que deben hacer. Si no queréis hacerlo y persistís en resistir la espuela, acordaos de los daños y crímenes que habéis cometido y aguardadme, que os trataré semejantemente con la ayuda de la fuerza divina y humana.”

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/