1El año diecisiete de Pecaj, hijo de Romelía, comenzó a reinar Ajaz, hijo de Jotam, rey de Judá; 2tenía Ajaz veinte años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis años en Jerusalén. No hizo lo recto a los ojos de Yavé, su Dios, como lo había hecho David, su padre. 3Marchó por el camino de los reyes de Israel, y hasta hizo pasar a su hijo por el fuego, según las abominaciones de las gentes que Yavé había expulsado ante los hijos de Israel. 4Ofrecía sacrificios y perfumes en los altos, en los collados y bajo cualquier árbol frondoso.

5Entonces Rasín, rey de Siria, y Pecaj, hijo de Romelía, rey de Israel, subieron contra Jerusalén para atacarla, y sitiaron a Ajaz, pero no pudieron vencerle. 6En el mismo tiempo el rey de Edom sometió a Elat al dominio de Edom, expulsando de ella a los judíos, y los edomitas se establecieron en Elat, y allí habitan hasta el día de hoy.

7Ajaz mandó mensajeros a Teglatfalasar, rey de Asiria, para decirle: <<Tu siervo soy y tu hijo. Sube y líbrame de las manos del rey de Siria y de las del rey de Israel, que se alzan contra mí>>. 8Ajaz tomo la plata y el oro que había en la casa de Yavé y en el tesoro del palacio del rey y se lo mandó como presente al rey de Asiria. 9El rey de Asiria le dio oídos, y subió contra Damasco, la tomó y llevó a sus habitantes cautivos a Quir, y dio muerte a Rasín. 10El rey Ajaz fue a Damasco para ver a Teglatfalasar, rey de Asiria, y, habiendo visto el altar que había en Damasco, mandó luego al sacerdote Urías el modelo y la forma exacta del altar. 11El sacerdote Urías construyó uno, ajustándose al modelo enviado de Damasco por el rey Ajaz, acabándole antes de que Ajaz volviese de Damasco. 12Llegado de Damasco, vio el rey el altar, y, acercándose, subió a él; 13hizo quemar en él su ofrenda y su holocausto, y libó en él sus libaciones y derramó en él la sangre de sus sacrificios eucarísticos. 14Quitó de ante la casa el altar de bronce que había ante Yavé, para que no estuviese entre el nuevo altar y la casa de Yavé, y le puso cerca del nuevo altar, hacia el norte.

15El rey Ajaz dio al sacerdote Urías esta orden: <<Quema en el gran altar el holocausto de la mañana y la ofrenda de la tarde, el holocausto del rey y su ofrenda, el holocausto de todo el pueblo y sus ofrendas; derrama en él sus libaciones y la sangre de todos los holocaustos y todos los sacrificios. Del altar de bronce ya dispondré yo>>. 16El sacerdote Urías hizo en todo conforme a lo que el rey Ajaz le había mandado, 17y el rey Ajaz rompió los paneles de las basas, quitó de ellas el aguamanil, bajo el mar de bronce de encima de los toros que estaban debajo de él, poniéndolo sobre el pavimento de piedra, 18y para agradar al rey de Asiria, mudó de la casa de Yavé el pórtico del sábado, que se había construido en ella, y la entrada exterior del rey.

19El resto de los hechos de Ajaz, cuanto hizo, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?

20Ajaz se durmió con sus padres y fue sepultado con ellos en la ciudad de David. Le sucedió Ezequías, su hijo.

Nota: Los libros III y IV de los Reyes, en algunas versiones de la Biblia se llaman libros I y II de los Reyes, ya que los dos libros que los anteceden se llaman a veces libros de Samuel. Estos cuatro libros de los reyes relatan de manera continua los eventos historicos que relatan, por lo cual es util considerarlos como un grupo de 4 libros consecutivos.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/