1Partióse de allí Abraham para la tierra del Negueb, y habitó entre Cades y Sur, y moró en Guerar. 2Abraham decía de Sara, su mujer: <<Es mi hermana>>. Abimelec, rey de Guerar, mandó tomar a Sara; 3pero vino Dios a Abimelec en sueños durante la noche, y le dijo: <<Mira que vas a morir por la mujer que has tomado, pues tiene marido>>. 4Abimelec, que no se había acercado a ella, respondió: <<Señor, ¿matarías así al inocente? 5¿No me ha dicho él: Es mi hermana?; y ¿no me ha dicho ella: Es mi hermano? Con corazón íntegro y pureza de manos hice yo esto>>. 6Y le dijo Dios en el sueño: <<Bien sé yo que lo has hecho con pureza de corazón; por eso te he impedido que pecaras contra mí, y no he consentido que la tocaras. 7Ahora, pues, devuelve la mujer al marido, pues él, que es profeta, rogará por ti y vivirás; pero, si no se la devuelves, sabe que ciertamente morirás tú con todos los tuyos>>. 8Por la mañana llamó Abimelec a sus servidores y les contó todo esto, y fueron presa de gran terror. 9Llamó después a Abraham y le dijo: << ¿Qué es lo que nos has hecho? ¿En qué te he faltado yo para que trajeras sobre mí y sobre mi reino tan gran pecado? Lo que has hecho con nosotros no debe hacerse>>. 10Y dijo Abimelec a Abraham: << ¿Qué es lo que has visto para que eso hicieras?>> 11Y le respondió Abraham: <<Es que me dije: De seguro que no hay temor de Dios en este lugar, y van a matarme por causa de mi mujer. 12Aunque es también en verdad mi hermana, hija de mi padre, pero no de mi madre, y la tomé por mujer; 13y desde que me hizo Dios errar fuera de la casa de mi padre, le dije: Has de hacerme la merced de decir en todos los lugares adonde lleguemos que eres mi hermana>>. 14Tomó, pues, Abimelec ovejas y bueyes, siervos y siervas, y se los dio a Abraham, y le devolvió a Sara, su mujer, 15y le dijo: <<Tienes la tierra a tu disposición; mora donde bien te parezca>>. 16Y Sara le dijo: <<Mira, a tu hermano le he dado mil monedas de plata; sírvante de velo para los ojos y a cuantos contigo están, y todo así estará en regla>>. 17Rogó Abraham por Abimelec, y curó Dios a Abimelec, a su mujer y a sus siervos, y engendraron, 18pues había Yavé cerrado enteramente todo útero en la casa de Abimelec por lo de Sara, la mujer de Abraham.


TITULO: Novena a San Ciro: Catolico y esclarecido Mártir, Taumaturgo y Caritativo Medico, Anacoreta, Devotisimo de Santa Maria, Madre de Dios y Sirviente de Cristo, Dios y Hombre verdadero.
AUTOR: Jose Pedro Camara y Urritiaga
EDITOR: Pablo Claret

Consíguelo en formato E-BOOK:
vcrey.com/libro-san-ciro

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/