1Eliseo dijo a la mujer a cuyo hijo había resucitado: <<Levántate y vete, tú y tu casa, y mora donde puedas, porque Yavé llama al hambre y vendrá sobre la tierra por siete años>>. 2Levantóse la mujer e hizo lo que le decía el hombre de Dios, y se fue ella y su casa, y habitó siete años en tierra de filisteos. 3Al cabo de siete años volvió la mujer de la tierra de los filisteos y fue a implorar al rey por su casa y su campo. 4Estaba el rey hablando con Guejazi, servidor del hombre de Dios, y le decía: <<Anda y cuéntame todas esas grandes cosas que ha hecho Eliseo>>; 5y mientras estaba contando al rey cómo Eliseo había vuelto a la vida a un muerto, llegó la mujer cuyo hijo había resucitado Eliseo para implorar al rey por su casa y su campo, y dijo Guejazi: << ¡Oh mi señor rey! ésa es la mujer y ése es su hijo, que Eliseo resucitó>>. 6Preguntó el rey a la mujer, y ella le hizo el relato; el rey le dio un eunuco, a quien dijo: <<Haz que le sea devuelto a esta mujer todo lo que le pertenece, con todos los frutos de su campo, desde el día en que dejó la tierra hasta hoy>>.

7Fue Eliseo a Damasco. Estaba enfermo Ben Adad, rey de Siria, y le avisaron, diciendo: <<Está aquí el hombre de Dios>>. 8El rey dijo a Jazael: <<Toma contigo un presente y vete a ver al hombre de Dios, y consulta por mí a Yavé si curaré de esta enfermedad>>. 9Fue Jazael a su encuentro, llevando consigo un presente, todo lo mejor que había en Damasco, la carga de cuarenta camellos. Llegado, se presentó a él y le dijo: <<Tu hijo Ben Adad, rey de Siria, me manda a ti para preguntarte: ¿Curaré de esta enfermedad?>> 10Eliseo le respondió: <<Ve y dile: Tú curarás, pero Yavé me ha revelado que morirás>>. 11El hombre de Dios puso sus ojos en Jazael y los fijó en él hasta hacerle enrojecer; luego se puso a llorar. El le preguntó: 12<< ¿Por qué llora mi señor?>> Y Eliseo le respondió: <<Porque sé el mal que vas a hacer a los hijos de Israel: incendiarás sus ciudades fuertes, pasarás a cuchillo a sus mancebos, estrellarás a sus niños y abrirás el seno a sus preñadas>>. 13Y Jazael dijo: <<Pues ¿qué es tu siervo, este perro, para hacer tan grandes cosas?>> Y Eliseo respondió: <<Yavé me ha revelado que serás rey de Siria>>. 14Jazael dejó a Eliseo y volvió a su señor, que le preguntó: << ¿Qué te ha dicho Eliseo?>> Y él respondió: <<Me ha dicho: Curarás>>. 15Al día siguiente cogió Jazael una manta, la empapó en agua y la puso sobre el rostro del rey, que murió. Jazael le sucedió.

Joram y Ocozías, reyes de Judá

16El año quinto de Joram, hijo de Acab, rey de Israel, comenzó a reinar Joram, hijo de Josafat, rey de Judá. 17Treinta y dos años tenía cuando comenzó a reinar, y reinó ocho años en Jerusalén. 18Marchó por los caminos de los reyes de Israel, como había hecho la casa de Acab, pues tuvo por mujer a una hija de Acab, e hizo el mal a los ojos de Yavé. 19Pero Yavé no quiso destruir a Judá por amor a David, su siervo, según la promesa que le había hecho de darle siempre una lámpara perpetuamente. 20En su tiempo se rebeló Edom contra el dominio de Judá, y se dio un rey. 21Joram marchó a Seir con todos sus carros. Una noche arriesgó combate con los edomitas, que le tenían cercado, y le derrotaron juntamente con los jefes de los carros, y el pueblo huyó a sus tiendas. 22La rebelión de Edom contra el dominio de Judá dura hasta hoy. Entonces se rebeló también Libna.

23El resto de los hechos de Joram, cuanto hizo, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?

24Joram se durmió con sus padres y fue sepultado con ellos en la ciudad de David. Le sucedió su hijo Ocozías. 25El año doce de Joram, hijo de Acab, rey de Israel, comenzó a reinar Ocozías, hijo de Joram, rey de Judá. 26Tenía Ocozías veintidós años cuando comenzó a reinar, y reinó un año en Jerusalén. Su madre se llamaba Atalía, hija de Omri, rey de Israel. 27Marchó por los caminos de la casa de Acab e hizo el mal a los ojos de Yavé, como la casa de Acab, con la que estaba emparentado. 28Acompañó a Joram, hijo de Acab, en guerra contra Jazael, rey de Siria, a Ramot Galaad. Los sirio hirieron a Joram, 29y el rey Joram se volvió para hacerse curar en Jezrael de las heridas que los sirios le habían hecho en Ramot cuando combatía contra Jazael, rey de Siria. Ocozías, hijo de Joram, rey de Judá, bajó a Jezrael para ver a Joram, hijo de Acab, que estaba allí herido.

Nota: Los libros III y IV de los Reyes, en algunas versiones de la Biblia se llaman libros I y II de los Reyes, ya que los dos libros que los anteceden se llaman a veces libros de Samuel. Estos cuatro libros de los reyes relatan de manera continua los eventos historicos que relatan, por lo cual es util considerarlos como un grupo de 4 libros consecutivos.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/