1En su tiempo, Nabucodonosor, rey de Babilonia, se puso en campaña. Joaquim le había estado sujeto durante tres años, pero luego se volvió y se rebeló contra él. 2Entonces mandó Yavé contra Joaquim tropas caldeas, tropas de los sirios, tropas de los moabitas y de los amonitas; las envió contra Judá para destruirle, según la palabra que Yavé había pronunciado por sus siervos los profetas. 3No sucedió esto sino por orden de Yavé, que quería arrojar a Judá de su presencia a causa de los pecados cometidos por Manasés 4y de la sangre inocente derramada por Manasés, que había llenado a Jerusalén, que no quiso Yavé perdonar.

5El resto de los hechos de Joaquim, cuanto hizo, ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Judá?

6Joaquim se durmió con sus padres, y le sucedió Joaquín, su hijo.

7El rey de Egipto no salió ya más de su tierra, porque el rey de Babilonia se había apoderado de cuanto era del rey de Egipto, desde el torrente de Egipto hasta el Éufrates.

8Dieciocho años tenía Joaquín cuando comenzó a reinar, y reinó tres meses en Jerusalén. Su madre se llamaba Nejusta, hija de Elnatán, de Jerusalén. 9Hizo el mal a los ojos de Yavé, enteramente como lo había hecho su padre.

10En este tiempo subieron contra Jerusalén los servidores de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y la ciudad fue asediada, 11Nabucodonocor, rey de Babilonia, llegó a la ciudad mientras sus servidores la asediaban. 12Entonces Joaquín, rey de Judá, salió al rey de Babilonia con su madre, sus servidores, sus jefes y sus eunucos. El rey de Babilonia le prendió el octavo año de su reinado. 13Sacó de allí todos los tesoros del templo de Yavé y los tesoros del palacio real; rompió todos los utensilios que Salomón, rey de Israel, había hecho para el templo de Yavé, conforme a lo que Yavé había anunciado. 14Llevó cautiva a toda Jerusalén, a todos los jefes y a todos los hombres de importancia, en número de diez mil, con todos los carpinteros y herreros, no dejando más que a la gente pobre de la tierra. 15Deportó a Joaquín a Babilonia, y llevó cautivos, de Jerusalén a Babilonia, a la madre del rey, a las mujeres del rey, a sus eunucos, a los grandes de la tierra; 16a todos los hombres de armas, en número de siete mil, y a los carpinteros y herreros, en número de mil. A todos los hombres de valer, aptos para la guerra, el rey de Babilonia los llevó cautivos a Babilonia. 17Luego puso por rey, en lugar de Joaquín, a Matanías, su tío, mudándole el nombre en el de Sedecías.

Sedecías, último rey de Judá. Asedio, toma y destrucción de Jerusalén

18Veintiún años tenía Sedecías cuando comenzó a reinar, y reinó once años en Jerusalén. Su madre se llamaba Jamutal, hija de Jeremías, de Libna.

19Hizo el mal a los ojos de Yavé, enteramente como lo había hecho Joaquín, 20por la cólera de Yavé contra Jerusalén y contra Judá, que Yavé quería arrojar de su presencia. Sedecías se rebeló contra el rey de Babilonia.

Nota: Los libros III y IV de los Reyes, en algunas versiones de la Biblia se llaman libros I y II de los Reyes, ya que los dos libros que los anteceden se llaman a veces libros de Samuel. Estos cuatro libros de los reyes relatan de manera continua los eventos historicos que relatan, por lo cual es util considerarlos como un grupo de 4 libros consecutivos.

Ve nuestro catálogo de libros y audio libros católicos:
https://vivacristorey.org/catalogo/